Uno de cada tres asalariados no posee beneficios legales, concluye estudio de Fedesarrollo

La tercera parte de los trabajadores asalariados vinculados al sector privado en las 13 principales ciudades colombianas no recibe ninguno de los beneficios consagrados en el código laboral.

POR:
mayo 14 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-14

Lo anterior significa que uno de cada tres asalariados no recibe de su empleador el auxilio de cesantía, primas, vacaciones remuneradas, subsidio de transporte y vestido y otros beneficios, en una clara violación de las normas laborales, que consagran esos rubros como derechos del trabajador.

Al presentar ayer los resultados del 2008 de la Encuesta Social de Fedesarrollo, el director adjunto de la entidad, Mauricio Santa María, dijo que la proporción mencionada es ligeramente mayor para el conjunto de Bogotá, Cali y Bucaramanga; en esta última ciudad y su área metropolitana es de 41,7 por ciento.

Santa María y la presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), María Fernanda Campo, coincidieron en señalar que la informalidad laboral es uno de los problemas más serios que enfrentan el país y la capital colombiana donde ese fenómeno ha empeorado en los últimos años.

Según la encuesta, realizada por Fedesarrollo y cofinanciada por la CCB y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y a la cual la Corporación Andina de Fomento (CAF) le aportaría unos recursos por un año, el empleo asalariado privado está bajando mientras que sube la ocupación de los trabajadores por cuenta propia, que es donde se concentra la informalidad.

A ello se agrega que el empleo asalariado es poco estable en los trabajadores de los estratos bajos. Uno de cada cuatro trabajadores (24 por ciento) de los estratos 1 y 2 llevaba menos de seis meses en su puesto, mientras que en los niveles 5 y 6 esa situación la vivía el 11 por ciento y en los que cerca del 40 por ciento reportó una antigüedad de cinco o más años.

No obstante y de acuerdo con la encuesta realizada a 18.072 personas de 4.506 hogares de las 13 áreas metropolitanas, el 77,7 por ciento de los asalariados dijo estar conforme con su empleo: 74,3 por ciento en los estratos bajos y 80,1 y 87,1 por ciento en los niveles medio y alto, respectivamente.

Las restricciones existentes en el mercado laboral, observó Santa María, exacerba la informalidad principalmente en los estratos bajos y gana terreno en los grupos medios de la población.

La mitad de los trabajadores independientes están en esta situación por que les toca, según la encuesta, que se reduce a 36,6 y 24,7 por ciento para los estratos medio y alto, respectivamente.

Sin duda, enfatizó el director adjunto de Fedesarrollo, Colombia no puede aplazar una reforma profunda al mercado laboral, que ataque los sobrecostos salariales (estimados en más de 75 por ciento) y los subsidios que estimulan la informalidad.

Menos asalariados y más cuenta propia

  • Para el grupo de Bogotá, Cali y Bucaramanga, el 14 por ciento de los que figuraban como asalariados en el 2007 pasaron a ser trabajadores por cuenta propia en el 2008.
  • En las 13 áreas metropolitanas, la afiliación a salud en el 2008 fue de 16 por ciento en los trabajadores por cuenta propia y de 67 por ciento en los asalariados. A pensiones es de 7,7 y 62 por ciento, respectivamente.
  • Para el 2008 bajó levemente, a 40 por ciento, la proporción de hogares que se considera pobre en el grupo de las tres ciudades, aunque está muy por encima de las cifras oficiales del 2006: Bogotá, 23 por ciento; Bucaramanga, 23,8 por ciento; Cali, 27,4 por ciento.
Siga bajando para encontrar más contenido