El trigo, solución para el hambre

El director del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt), Thomas Lumpkin, llamó la atención por la necesidad de que sean adoptados los cultivos genéticamente modificados (transgénicos), especialmente el trigo, para combatir la escasez de alimentos en los países pobres.

POR:
septiembre 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-29

Actualmente, dijo el funcionario, entre el 30 y el 50 por ciento de las áreas de producción de trigo en el mundo se encuentran amenazadas por la sequía y las predicciones por los efectos del cambio climático muestran que en el futuro aumentarán las áreas que se encuentran en condiciones de sequía y la severidad de ésta. Según los resultados de la investigación en trigo genéticamente modificado, estos pueden incrementar los rendimientos por unidad de superficie y ayudar así, de forma eficiente, a los países pobres a paliar la escasez de alimentos y los altos precios que se han reportado durante lo corrido de este año. Negar el uso de la tecnología agrícola es casi similar al frenar el desarrollo, dejó entrever el director del Cimmyt, por lo que es necesario que los gobiernos reflexionen ante sus ciudadanos por la alta incidencia que tienen los altos precios de los productos en el mercado mundial. De otra parte, el vocero de la institución internacional de investigación, consideró que los mitos tejidos alrededor de los transgénicos y, específicamente, del trigo modificado obligó a los principales países productores, como Australia, los Estados Unidos y Canadá a reconsiderar la expansión de las áreas sembradas con transgénicos. En la actualidad, informó la organización no gubernamental Agrobio, aunque en países como Australia ya se llevan a cabo estudios de campo controlado con variedades de trigo genéticamente modificado para las condiciones de sequía, éstas cosechas no se comercializan ni entran en la cadena alimentaria, debido a la oposición de los grupos medioambientalistas que ha cambiado la percepción de los consumidores. En clara defensa de la biotecnología agrícola y de los cultivos genéticamente modificados, el director del Cimmyt consideró que estos son necesarios para impulsar los rendimientos de los cultivos de trigo, pues los incrementos anuales son marginales, de apenas dos por ciento, muy inferior al diez por ciento logrado por la investigación agrícola hasta comienzos de la década de los años sesenta. Así, como consecuencia del cambio climático y de las sequías que vendrán, se hará necesario que los rendimientos se incrementen de entre el 50 y el 100 por ciento para satisfacer la demanda futura de este alimento, consideró Thomas Lumpkin. Según el informe Situación mundial de la comercialización de cultivos transgénicos en 2007, 23 países cultivan los 114,3 millones de hectáreas con semillas transgénicas. El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt), con sede en México, es un organismo internacional que se dedica a la investigación agrícola relacionada con el maíz y el trigo, con incidencia en más de 100 países en desarrollo en Asia, África y América Latina.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido