Tulcán (Ecuador) siente devaluación del peso; alojamientos estuvieron llenos de colombianos el pasado puente

El movimiento comercial, que hace un año y medio resurgió en Tulcán, animó a los negociantes. Las calles Bolívar y Sucre se llenaron de locales de venta de ropa, zapatos, bisutería y restaurantes.

POR:
noviembre 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-19

En las principales avenidas se arrendaron viviendas, que se acondicionaron para el comercio. Los fines de semana, los sitios de alojamiento estaban repletos con personas que llegaban de Colombia.

El auge se dio por el diferencial cambiario. La cotización de 1 dólar en 1.900 pesos colombianos favoreció a la provincia. Los colombianos no solo llegaron a comprar, sino también por motivos de turismo.

Cada fin de semana arribaban a Tulcán buses llenos de colombianos. Ellos compraban, principalmente, productos de primera necesidad y ropa.

Según los registros de la Cámara de Comercio de Tulcán, en el 2007 estaban inscritos 280 socios. En este año, el número subió a 340. Sin tomar en cuenta a los negociantes que no están afiliados y que son informales.

"La gente abrió nuevos negocios por la llegada masiva de colombianos", informó José Tatés, presidente de la entidad.
Todo iba bien, hasta que en agosto pasado la cotización sufrió un revés y ahora cada dólar se cambia en 2.200 pesos colombianos.

La devaluación frenó el ingreso de las personas del vecino país.

Los jueves y los domingos hay poca presencia de extranjeros en los locales comerciales y de servicio.

Esta nueva realidad obligó a reajustar las inversiones. Los propietarios de casas y de locales comerciales de la Bolívar y de la Sucre frenaron los gastos.

La Diócesis de Tulcán, con una inversión de 80.000 dólares, acondicionó un hotel que aún no entra en funcionamiento. En otros sitios de hospedaje, restaurantes y locales comerciales, los propietarios prefirieron detener las remodelaciones. Otros cerraron.

Segundo Tatés gastó 2.000 dólares en el arreglo de su restaurante, pero ahora las bajas ventas le obligan a limitar los gastos. El dinero que recibe solo le alcanza para pagar a sus tres empleados.

María Chiluisa, dueña de una tienda de zapatos, dice que no se vende nada. "Estamos en crisis".

Carlos Morales, cambista, explicó que la actual cotización favorece a los comerciantes del vecino país. ?Hay interés de los ecuatorianos por ir a comprar a Colombia, porque les dan más pesos por cada dólar?.

Menor recaudo de impuestos

Jorge Narváez, director del Servicio de Rentas Internas (SRI) , informó que las recaudaciones de los impuestos disminuirán por la reducción del comercio.

A diferencia del repunte que tuvieron en el primer semestre. Esto les permitió tener 10 000 clientes activos en la provincia. De esa cifra, el 30 por ciento está en el cantón Montúfar.

Allí se abrieron locales de insumos agrícolas y de ropa, que están afectados por la falta de compradores. La recesión también obligó a frenar las construcciones. La caída en la venta de materiales se evidencia en el Colegio de Ingenieros Civiles. 

Siga bajando para encontrar más contenido