El túnel o el kumis

En 1984 anunciaron el estudio de prefactibilidad para un túnel que atravesara la cordillera central y evitara el alto de La Línea. La noticia era tan alentadora como preocupante, porque el túnel acabaría con la mejor escala del viaje terrestre Bogotá-Cali: la Paloma, arribita de Cajamarca, donde se degusta el más delicioso kumis de Colombia. Van 24 años desde aquel estudio y hoy no me preocupo tanto, porque la obra queda tan cerca de La Línea que probablemente no impedirá la parada en La Paloma.

POR:
noviembre 03 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-03

Tras siete años de la primera licitación para el "Diseño, Construcción, Operación y Mantenimiento del Túnel de la Línea y Obras Anexas", abierta mediante Resolución de Invías en enero de 2001, fracasaron cuatro convocatorias y la quinta lleva tres aplazamientos. Según el documento Conpes 3511 de 2008, el túnel piloto -solemnemente inaugurado el pasado 4 de agosto por el presidente Uribe- se aprovechará para servir de segunda calzada en la dirección portales Galicia-Bermellón (de Quindío a Tolima), dado que el proyecto inicial era inexplicablemente unidireccional: Bermellón-Galicia. El suspenso de transitar por cualquier túnel es proporcional a su extensión, y más si sabemos de antemano que acusa fallas geológicas y abundantes filtraciones. A una velocidad prudente de 50 km/hora, serían diez minutos de suspenso atravesar los 8.5 km del túnel de La Línea. Imagínense atravesar el eurotúnel ferroviario submarino de 50 km que cruza el canal de La Mancha, o los 24 kilómetros del Lärdal en Noruega, o los cerca de 1,800 túneles de la China. Tan solo 16 túneles de más de 8.5 kilómetros de extensión tiene Japón, con una topografía menos exigente que la colombiana para salir a los puertos. Se afirma que nuestro túnel será el más largo de Latinoamérica, si no terminan primero los dos túneles de 10 kilómetros cada uno que construirán en ciudad de México para descongestionar el tráfico vehicular. El célebre túnel será importante para viajar entre Ibagué y Armenia, pero marginal en la salida al Pacífico que atraviesa dos cordilleras entre Bogotá y Buenaventura, más una ruta que obliga a pasar desde hace 50 años por todas las poblaciones que hay en el camino. Mientras tanto, el TLC se aproxima y Asia demanda alimentos y materias primas. Una comparación odiosa pero necesaria: el viaje Roma-Bari en bus demora unas 6 horas en una distancia como la de Bogotá-Cali. Hace más de 30 años toda la ruta es de doble calzada y, con la zona montañosa, en vez de pueblos, aparecen túneles y puentes. ¿Se justifica invertir 374 millones de dólares en un túnel doble de 8.5 km. a 2,500 metros sobre el nivel del mar, cuando el alto de La Línea está a tan solo 8 km por carretera del Portal Bermellón? Y para la toma de decisiones, la última cuestión: ¿cuál será el costo del peaje, más el eventual sacrificio del kumis de La Paloma? *Columna de la Fundación Buen Gobierno. '' Se afirma que nuestro túnel será el más largo de Latinoamérica, si no terminan primero los dos de México.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido