Túneles en Colombia, con estándar de talla mundial

Ejemplos como el Túnel de Occidente, en Antioquia, demuestran que sí es posible realizar grandes obras con calidad internacional.

túnel de Buenavista, en la vía entre Bogotá y Villavicencio.

Archivo Portafolio.co

túnel de Buenavista, en la vía entre Bogotá y Villavicencio.

POR:
noviembre 21 de 2013 - 08:27 p.m.
2013-11-21

El conductor que por primera vez atraviesa el Túnel de Occidente, que conecta a Medellín con Santa Fe de Antioquia, después de pagar casi 15 mil pesos de peaje, se encuentra con el más moderno túnel de América Latina.

Esta obra de 4,6 kilómetros de longitud, inaugurada el 20 de enero de 2006, ofrece altos estándares de seguridad y servicios para los usuarios que incluye 42 cámaras de televisión, 800 bombillas y 220 kilómetros (km) de cableado eléctrico.

Adicionalmente, ofrece modernos sistemas de ventilación e iluminación y uno contra incendios que consiste en tanques de agua que almacenan 142.000 litros de líquido.

Cuando se ingresa al túnel, el usuario tiene la posibilidad de experimentar el nivel avanzado de comunicaciones dentro de la obra, que ofrece una emisora en la frecuencia 106.9 FM y que durante unos 6 minutos, lo que se demora un carro en atravesar la construcción, a 60 kilómetros por hora (kph), brinda información relacionada con la seguridad, el estado de la vía y otros datos.

Desde cada uno de los extremos, dos salas de mando monitorean lo que sucede dentro del túnel y lo informan a través de la emisora, en caso de que un vehículo esté varado, haya un accidente o se presente un incendio, entre otras contingencias, con el fin de solucionarlas a la mayor brevedad.

Con esta obra, la distancia que antes existía entre Medellín y Santa Fe de Antioquia, de 74 km, quedó reducida a 52 km, y ahorra hasta una hora de camino, pues el promedio de velocidad se incrementó y ahora es más constante.

Este proyecto, que registra un flujo promedio diario de 4.800 vehículos, pretende darle un impulso turístico a la región y, aún más importante, es fundamental para el avance que tendrá el Puerto de Urabá, incluido en el Plan de Desarrollo Nacional.

Para cruzar el túnel, los conductores deben tener en cuenta algunas normas, como no adelantar vehículos, mantener una velocidad constante de 60 kph en condiciones normales, guardar una distancia de 70 metros con el vehículo de adelante, no arrojar basuras, no dar reversa, no detenerse (a menos que sea por alguna emergencia, en las zonas de escape), no pitar, no hacer giros en U, no darle combustible a otro vehículo, movilizarse con luces bajas y no hacerle reparaciones al carro a lo largo del trayecto.

 

OTROS TÚNELES

Muchas de las vías que han sido mejoradas en la historia reciente del país, por ejemplo las dobles calzadas, incorporan túneles como parte de la reducción de las distancias y el incremento de la velocidad promedio en las carreteras; tal es el caso del túnel de Buenavista, en la vía entre Bogotá y Villavicencio, una obra de 4,5 km de longitud que entró en operación a finales de los años 90.

Al igual que en el Túnel de Occidente, la velocidad promedio es de 60 kph, y cuenta con dos carriles de 3,67 metros cada uno, ocho bahías de parqueo de 45 metros de longitud y 16 espacios para realizar llamadas de emergencia.

El Túnel de Sumapaz, por su parte, se construyó a la par con la ampliación de la doble calzada que conduce de Melgar a Bogotá (en ese sentido opera el túnel de dos carriles) y desvía el tráfico que anteriormente pasaba por la zona de Boquerón y por el punto conocido como La Nariz del Diablo, que ahora lleva el tráfico de manera unidireccional en sentido Bogotá – Melgar (Tolima).

La obra de 4.173 metros de longitud, ubicada entre la población de Boquerón y la cabecera municipal de Melgar, entró oficialmente en operación en el 2011 y redujo en 20 minutos el tiempo de recorrido entre Bogotá y Girardot, luego de dos años de trabajos y casi 200 mil millones de pesos de inversión.

A su entrada, el túnel despliega paneles electrónicos con información y mensajes preventivos sobre el estado de la ruta y, una vez adentro, ofrece señalización con las rutas de evacuación en caso de emergencia, que se complementan con más de 2.100 bombillas.

Para disipar los gases que emiten los vehículos, cuenta con 20 ventiladores; además, un sistema de 166 megáfonos se utiliza para impartir instrucciones a los usuarios en caso de emergencia, lo cual se suma a un circuito cerrado de televisión encargado de detectar incidentes gracias a 47 cámaras dentro del túnel y tres a la entrada y salida del trayecto.

Al igual que en el Túnel de Occidente, en el dial 90.1 FM los usuarios obtienen información sobre la vía. También incluye servicio de grúa, ambulancia y apoyo de la Policía de Carreteras, 40 hidrantes internos y cinco externos, cinco bahías de parqueo en caso de emergencia y 41 nichos de emergencia con teléfonos de línea directa con el puesto de mando.

 

SERVICIO EN CARRETERA

En general, las vías concesionadas del país ofrecen –sin costo para el usuario– vigilancia, control y apoyo de la Policía de Carreteras, servicio de ambulancia 24 horas, equipos de inspección y monitoreo de la vía, servicio de grúa y puestos SOS, es decir, bahías con teléfonos que conectan directamente con el puesto de control.

Otras, como las Autopistas del Café, despliegan los tambos, zonas de descanso con servicio de cafetería, teléfono y baños.
 

Siga bajando para encontrar más contenido