Turbulencias financieras resquebrajan la Fórmula 1; varios equipos abandonarían actividades

Cinco escuderías amenazaron con no participar en la próxima temporada debido a una normativa de la FIA que propone límites voluntarios en los presupuestos de los equipos.

POR:
mayo 15 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-15

La máxima categoría del automovilismo mundial, que siempre ha estado cubierta por un ostentoso velo de lujos y derroches, siente ahora más que nunca los embates de la actual crisis financiera internacional.

Después de que varios equipos renunciaran a participar en esta temporada debido a la falta de recursos, y a que otros apretaran al máximo sus cinturones para poder correr, un nuevo cimbronazo pone en entredicho el futuro de la 'Gran Carpa' del automovilismo.

El martes pasado la escudería Ferrari, único constructor que ha participado de manera initerrumpida en el Mundial de Fórmula 1 desde 1950, amenazó con retirarse de la competencia la próxima temporada si prospera la propuesta de Federación Internacional del Automóvil (FIA) de establecer un límite a los presupuestos de los equipos.

Al día siguiente Renault anunció que también abanadonaría la categoría si la idea se materializaba. Las escuderías Toyota, Red Bull y Toro Rosso ya se habían pronunciado en igual sintonía.

Bajar la marcha

El 29 de abril, la FIA anunció las normas que regirían el campeonato de la Fórmula 1 en el 2010.

La medida que provocó las amenazas de desbandada tiene que ver con la adopción de un límite de presupuesto de 40 millones de libras (45 millones de euros) que cada equipo determinrá si acata o no.

Las escuderías que mantengan presupuestos más abultados verán limitadas sus capacidades para perfeccionar sus prototipos, mientras que las que acepten el freno en las inversiones tendrán gabelas mecánicas y técnicas.

Los carros de los equipos que se acojan al límite presupuestario dispondrán de alerones (delantero y trasero) ajustables, un motor sin limitación de régimen de revoluciones, un Kers (sistema de acumulación de energía cinética) dos veces más potente y la posibilidad de tener cuatro ruedas motrices.

En suma, lo que la FIA plantea es la división del campeonato en dos: uno para las escuderías sin límites en los presupuestario, y otro para quienes adopten las medidas propuestas por la FIA.

Críticas a granel

La propuesta no ha sido para nada bien recibida en varias de las escuderías más poderosas de la categoría.

Ferrari decidió acudir a la justicia francesa por considerar que el presidente de la FIA, Max Mosley, no respetó los Pactos de la Concordia firmados en el 2005, al no acordar con los equipos los cambios reglamentarios que quiere introducir a partir del 2010 en el Mundial de Fórmula 1.

Por su parte, Flavio Briatore, director de Renault, señaló en una entrevista con la prensa francesa: "nuestra meta es reducir los costos y mantener el nivel que hace que la Fórmula 1 sea una de las marcas más prestigiosas en el mercado, pero no vamos a aceptar medidas unilaterales de la FIA".

El viernes, la FIA y la asociación de equipos (Fota) fracasaron en una reunión que sostuvieron en Londres para llegar a un acuerdo que devuelva la tranquilidad a la 'Gran Carpa'. Mosley dijo que la reunión fue "amistosa", pero reveló que la FIA no tiene intención de poner freno al límite presupuestario voluntario.

Así las cosas, habrá que esperar hasta el próximo 29 de mayo, fecha límite de inscripciones para la temporada 2010, para ver qué escuderías cumplen sus amenazas de dejar la 'Gran Carpa'.

Siga bajando para encontrar más contenido