Tutela ordena realizar proceso de revocatoria de Petro

Dos recursos fallados por el Tribunal de Cundinamarca dejan sin efecto sanción de la Procuraduría.

Gustavo Petro fue destituido por la Procuraduría.

Archivo Portafolio.co

Gustavo Petro fue destituido por la Procuraduría.

POR:
enero 24 de 2014 - 12:15 a.m.
2014-01-24

Dos tutelas falladas este jueves por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca tumbaron la destitución e inhabilidad por 15 años que le había impuesto la Procuraduría al Alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

La primera de las dos tutelas a favor del Alcalde, y que había sido interpuesto por la ciudadana Marisol Gamboa, la fallaron los magistrados Alfonso Sarmiento Castro y Bertha Lucy Ceballos. En ella, la Sección Tercera del Tribunal argumentó que la Procuraduría General de la Nación “desplazó al elector, porque, en el acto de destitución, no analizó la conducta disciplinaria, sino que cuestionó políticas públicas”.

De igual forma, la tutela ordena realizar el proceso de revocatoria que está previsto para el mes de marzo.

“La sala protegerá el derecho fundamental al control político con la finalidad de que el 2 de marzo de 2014 se realice por parte de la Registraduría Nacional la consulta popular con fines de revocatoria de mandato del alcalde mayor de Bogotá”, señala la decisión.

En la decisión, el Tribunal considera también que el control disciplinario no limita el ejercicio político de la revocatoria del mandato.

La revocatoria de mandato, proceso contra el que la defensa del Alcalde interpuso más de 250 recursos, paradójicamente termina dándole la mano a Petro.

Esto porque la Sala dice que "la destitución de un funcionario elegido popularmente limita el goce efectivo del derecho fundamental al control político".

Aunque expresamente no tumban el fallo de la Procuraduría -de hecho, los magistrados reconocen que en las normas está clara la facultad de la Procuraduría para investigar y sancionar a funcionarios de elección popular-, en la práctica los magistrados Juan Carlos Garzón Martínez, Alfonso Sarmiento Castro y Bertha Lucy Ceballos Posadaordenan congelarla mientras se surte un proceso administrativo que podría tardar dos años o más.

Así, decidieron"suspender los efectos del acto administrativo de destitución durante el término que la autoridad judicial competente utilice para decidir de fondo sobre la legalidad del acto”.

La autoridad competente para ello son los Tribunales Administrativos y, de fondo, el Consejo de Estado, que son las instancias habilitadas para revisar si los procesos disciplinarios se ciñeron a la ley.

Magistrados consultados por este diario señalaron que hay procesos similares que han durado hasta cinco años en curso.

Además, los magistrados del Tribunal dieron 4 meses de gracia para que se entable esa demanda administrativa contra la destitución. Si su decisión, que será apelada por la Procuraduría, se mantuviera,Petro estaría en el cargo como mínimo cuatro meses más.

Si este proceso de interinidad llega hasta junio, ya no habría elecciones y el reemplazo saldría de una terna propuesta por el mismo partido del Alcalde.

“La sala suspenderá transitoriamente los efectos jurídicos de este acto disciplinario hasta que la jurisdicción contenciosa administrativa se pronuncie frente a la legalidad del acto”, dice la decisión de tutela.

Se trata de una posición polémica, porque los magistrados admiten que hay otros recursos diferentes a la tutela para atacar la destitución, argumento con el que normalmente se niega el 80 por ciento de las tutelas en el país.

Aquí, los tres magistrados dicen que hay otros recursos, pero conceden la tutela porque supuestamente la sanción afectó el derecho de una ciudadana a votar en la revocatoria de mandato del alcalde.

"Se ha iniciado un proceso de revocatoria del mandato y bajo esta circunstancia nos encontramos ante la tensión entre el derecho al control político y el control disciplinario (...), -dice el fallo- La Sala considera que los derechos fundamentales y los mecanismos establecidos para su protección, priman por encima de cualquier decisión administrativa".

Tutela fallada por Armenta también favorece a Petro

La segunda tutela que favorece a Petro y fallada por el magistrado José María Armenta argumenta la necesidad de “amparar de manera transitoria los derechos fundamentales constitucionales políticos de elegir y ser elegido”.

Ambas tutelas que favorecen al Alcalde tumban la destitución, a pesar de todas los demás recursos decididos por los otros magistrados del Tribunal de Cundinamarca que negaban esa solicitud.

El proceso de revisión por parte del Consejo de Estado podría tardarse un mes, caso en el cual la realización de la revocatoria de mandato de Petro, que avanza paralela al proceso de destitución, parece casi inevitable.

Fuentes del Consejo de Estado le dijeron a este diario que aunque la revisión de las tutelas corresponde normalmente a alguna de sus salas, lo más probable es que por la trascendencia del tema sea analizado por la Sala Plena, integrada por 31 magistrados.

La última palabra la dirá la Corte Constitucional, tribunal que en otras oportunidades ha reiterado que la Procuraduría sí puede investigar y sancionar a los funcionarios de elección popular.

Gustavo Petro fue destituido e inhabilitado por la Procuraduría por el supuesto mal manejo que le dio a un nuevo esquema de aseo en la ciudad en diciembre del 2012 y que terminó con tres días de caos en los que la recolección de basuras en Bogotá fue insuficiente.

REDACCIÓN JUSTICIA

Siga bajando para encontrar más contenido