Uber se despide por ahora de España tras decisión judicial

La plataforma expresó su sorpresa por la celeridad excesiva con la que actuaron determinados operadores de telecomunicaciones ante tan inusual y desproporcionado requerimiento de la justicia. Uber seguirá dando la batalla.

Uber

Archivo

Uber

Finanzas
POR:
diciembre 31 de 2014 - 03:08 p.m.
2015-12-31

La plataforma de transporte compartido Uber anunció este miércoles la suspensión temporal de su actividad en España después de nueve meses de funcionamiento, un periodo caracterizado por la polémica con numerosas movilizaciones, huelgas de taxistas y multas a los conductores y a la empresa.

De esta manera, Uber cumple con una orden del juzgado de lo mercantil que responde a una denuncia de la Asociación Madrileña del Taxi por competencia desleal y que le ordena el cese de sus actividades en todo el territorio nacional.

En cualquier caso, la plataforma deja abierta la puerta a nuevas opciones “para dar a los españoles acceso a viajes seguros y cómodos”, y aboga por desarrollar “un nuevo y necesario marco regulatorio”.

La aplicación Uber llegó a España en abril pasado, en concreto a Barcelona, después en septiembre a Madrid y en octubre a Valencia, tras operar en varios países, en pleno auge de las aplicaciones (‘apps’) de ahorro para el ciudadano.

El pasado 9 de diciembre, un juez de Madrid ordenó el cese de actividad y su prohibición, una decisión que fue calificada por Uber de “desproporcionada y discriminatoria”, y que, según la empresa, trataba de “frenar la innovación y la propuesta de nuevos servicios tecnológicos en España”.

En los últimos días, el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid había enviado a las empresas de telecomunicaciones que dan servicio a Uber y a las compañías que gestionan sus pagos, la orden de que dejaran de prestar servicios a la plataforma de transporte compartido.

La plataforma expresó su sorpresa por la celeridad excesiva con la que actuaron determinados operadores de telecomunicaciones ante tan inusual y desproporcionado requerimiento.

Además, hizo hincapié en que la sentencia violaba la Constitución española “y el artículo 6 y 13 de la Convención europea de los Derechos Humanos, que garantizan a los acusados el derecho de una defensa judicial justa” y añadió que entraba en conflicto con las leyes europeas, en particular con los principios de libertad de prestación de servicios.

La Comisión Europea (CE) tiene previsto decidir en 2015 si considera la contratación de vehículos a través del teléfono móvil que ofrece Uber como un servicio de transporte o como uno tecnológico.

El Ejecutivo comunitario analiza la cuestión porque Uber ha presentado una queja contra Francia en la que denuncia que la normativa nacional, en la que el Gobierno francés fundamenta su intención de prohibir este servicio, viola el derecho comunitario.

Con sede en la ciudad estadounidense de San Francisco, Uber fue creada en 2009 por Travis Kalanick y Garret Camp y en 2011 comenzó a funcionar en Estados Unidos, ofreció sus servicios en París y un año después, se puso en marcha en Toronto y Londres.

Se ideó como un servicio para atender la demanda de transporte por encargo a través de una aplicación de teléfono móvil o tableta. Está presente en 52 países y, a pesar del éxito entre la población, se ha encontrado con una marcada oposición en el sector del taxi y el transporte en diferentes ciudades.

En su página web, Uber destaca que al conectar perfectamente a pasajeros con conductores a través de sus aplicaciones, hace más accesibles las ciudades, lo cual permite más posibilidades para los pasajeros y más negocios para los conductores.

La Asociación Madrileña del Taxi ha celebrado que se haya ganado la primera batalla a la plataforma Uber, aunque ha advertido de que “esta guerra va a ser larga y costosa”.

EFE