UE cobrará a la aviación por CO2

La decisión de la Unión Europea (UE) de obligar a las aerolíneas a pagar por el dióxido de carbono (CO2) que emiten a partir del 2012 ha generado una fuerte oposición en países de Latinoamérica, Estados Unidos y China, y amenaza con desatar una verdadera guerra comercial.

POR:
septiembre 08 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-08

La medida fue adoptada en el 2008 y supone incluir la aviación en el sistema comunitario de comercio de derechos de emisión (ETS, por sus siglas en inglés), lo que en la práctica equivale a tener que pagar por cada tonelada de CO2 emitida en trayectos con origen o destino en la UE. Su entrada en vigor el año que viene inquieta especialmente a las aerolíneas estadounidenses que operan vuelos transatlánticos. Las principales compañías del sector en EE. UU. (American, Continental y United) denunciaron la legislación europea ante la justicia británica, que a su vez consultó al Tribunal de Justicia de la UE. Uno de los abogados generales de este tribunal se pronunciará el próximo 6 de octubre y, aunque su opinión no constituye una sentencia firme, sí suele inspirar el veredicto del tribunal, esperado para principios del año que viene. En paralelo, el Congreso de EE. UU. tramita una ley que, aunque previsiblemente no saldrá adelante en el Senado, preocupa por su fuerte oposición a la aplicación del sistema ETS europeo. México y Brasil han apoyado expresamente la iniciativa estadounidense.- Oposición por todo el globo a medida comunitaria La asociación latinoamericana y caribeña de transporte aéreo (Alta) pidió este verano al sector que rechace la inclusión de la aviación en el comercio europeo de emisiones, ya que considera que representa una amenaza para los operadores de la región y ocasionaría pérdidas de cientos de millones de dólares. China ha amenazado, por su parte, con llevar el caso ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) y restringir el acceso de las compañías de la UE a su mercado porque considera que la medida europea pone en peligro sus intereses comerciales. Rusia e India también empiezan a manifestar su oposición.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido