UE, México y Brasil protestan por salvaguardias al acero

En una reunión celebrada en el Ministerio de Comercio, representantes de países europeos y latinoamericanos manifestaron su oposición a la medida. Empresarios locales también protestaron.

UE, México y Brasil protestan por salvaguardias al acero

Reuters

UE, México y Brasil protestan por salvaguardias al acero

POR:
enero 27 de 2014 - 02:19 a.m.
2014-01-27

La salvaguardia al alambrón de acero y otros productos de esa cadena, decretada en octubre del año pasado por petición de Acerías Paz del Río, ya es motivo de protestas e inquietudes por parte de la Unión Europea, México y Brasil.

Durante una audiencia celebrada en el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo para escuchar a las demás partes afectadas, quedó en evidencia que la salvaguardia decretada podría tener fallas en la información que se suministró para solicitarla.

Otro de los argumentos expresados en esa audiencia es que mientras la medida se justifica por la defensa de 600 empleos de Paz del Río, la cadena trefiladora, que reúne cerca de 14 empresas en distintas regiones del país, tiene en peligro 4.000 puestos de trabajo.

LOS ARGUMENTOS

Durante la audiencia, dirigida por Eloisa Fernández, subdirectora de prácticas comerciales del ministerio de Comercio, Siderúrgica Paz del Río estuvo representada por Martín Gustavo Ibarra y el ex zar de los TLC Hernando José Gómez.

Ellos expusieron que se trata de una compañía representativa del país que se ha visto afectada por el crecimiento de las importaciones de alambrón de acero y otros productos de ese material, lo cual les ha causado daños económicos y financieros graves.

David Simón, encargado de negocios de la Embajada de México, expresó que su país como exportador de acero de alta calidad tiene extrañeza por la salvaguardia, puesto que proviene de un socio comercial confiable como Colombia y no se cumplieron normas internacionales de comercio.

Un representante de la embajada de España, quien además habló en nombre de la Unión Europea, sostuvo que las motivaciones de la salvaguardia no fueron sólidas, por cuanto no existía daño grave para la compañía en las condiciones del mercado el año pasado.

El representante de Portugal señaló que las compañías de su país, que llegan atraídas por la promoción de la inversión extranjera en Colombia, son empresas que respetan las reglas y se ven sorprendidas con este tipo de medidas.

Otros participantes recordaron que todos los alegatos relacionados con medidas como la salvaguardia a las importaciones de alambrón de acero, cuando llegan a las oficinas de la OMC, se rechazan por violación de los acuerdos comerciales.

De hecho, la propia OMC advierte categóricamente que un país miembro de la organización solo puede adoptar una medida de salvaguardia (restringir temporalmente las importaciones de un producto) si se ha constatado que el aumento de las importaciones del producto ha causado o amenaza con causar un daño grave, cosa que no pudiera estar sucediendo en este caso, según los argumentos de los opositores a la medida.

El representante de empresas brasileras y mexicanas, Luis Felipe Aguilar, argumentó que entre su país y México no alcanzan siquiera a una cuota del 2 % del mercado mundial de alambrón de acero, por lo que no constituyen ninguna amenaza para los intereses de Paz del Río.

‘COMPETIR EN ESTAS CONDICIONES ES IMPOSIBLE’

Los empresarios presentes en la reunión también manifestaron su preocupación por la salvaguarda adoptada por Colombia.

Oscar Ramírez, presidente de la Organización G&J, dedicada a la importación de acero, sostuvo en la audiencia: “No estamos en contra de Paz del Río, pero ¿hasta cuándo Colombia va tirarle salvavidas a Paz del Río? (...) Llevamos 60 años haciéndolo y hoy estamos pagando el acero más caro del mundo”, agregó. En su opinión, la empresa tiene que adaptarse a las nuevas realidades del mercado.

Iván Arango, representante de otra compañía del sector, dijo que el estudio que sustentó la petición de la salvaguardia está inflado y reveló que esta medida ha obligado a las compañías a mecanismos de importación como el Plan Vallejo, para protegerse de los sobrecostos que la norma decretada impuso.

Mientras que Ricardo Ramírez, de la empresa Alambres y Mallas, sostuvo: “si Paz del Río fuera eficiente, no necesitaría que el Gobierno le siga regalando nada”.

Para Ximena Bernal, representante de la compañía Acero Estructural, para el sector importador, competir en estas condiciones es imposible.

Siga bajando para encontrar más contenido