La UE pide a Colombia cumplir el 100% del acuerdo comercial

El negociador europeo del TLC aseguró que se mantiene un régimen discriminatorio en la relación bilateral, que es contradictorio con lo que se suscribió. Quiere que se acaben los aranceles regionales y que se elimine el régimen de chatarrización que impide importar camiones.

La UE pide a Colombia cumplir el 100% del acuerdo comercial

Archivo particular

La UE pide a Colombia cumplir el 100% del acuerdo comercial

Finanzas
POR:
junio 19 de 2015 - 11:38 a.m.
2015-06-19

“Colombia debe cumplir el 100 por ciento de los puntos suscritos en el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea, que comenzó a implementarse hace dos años”.

En el marco de la segunda reunión anual de evaluación del Acuerdo, se encuentra en Bogotá el jefe de la Unidad para América Latina de la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea, Matthias Jørgensen, quien inició discusiones con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo colombiano para resolver las diferencias, antes de tener que acudir a una resolución de controversia que podría resultar en aplicación de medidas “para compensar la falta de acceso al mercado colombiano”.

El representante europeo también participó ayer en el seminario ‘Comercio e inversiones sostenibles con el acuerdo comercial entre la UE y Colombia/Perú’, realizado en la Cámara de Comercio de Bogotá. A propósito de ese evento, Jørgensen habló con Portafolio sobre las preocupaciones de la UE.

¿Qué diagnóstico hace de los dos años del Acuerdo?

En general, es muy satisfactorio. Hemos notado un esfuerzo real y un compromiso continuo de Colombia. Pero tenemos la meta del 100 por ciento de implementación del acuerdo con Colombia, porque es un país serio, es un mercado muy importante, un mercado en crecimiento, y es un país que aspira a ser miembro de la Ocde. Por eso estamos trabajando para ahora resolver algunos aspectos sobre algunos apartes del acuerdo que todavía no están implementados suficientemente.

¿Qué le falta para cumplirse al 100 %?

Son esencialmente tres asuntos: bebidas alcohólicas, bebidas espirituosas.

Aquí Colombia mantiene un régimen discriminatorio y esto va en contradicción con lo que se suscribió en el Acuerdo.

Nosotros hicimos también unas concesiones importantes y difíciles con el banano y el azúcar, que fueron importantes para Colombia. Nosotros esperamos lo mismo de Colombia.

El segundo aspecto tiene que ver con las normas sanitarias y fitosanintarias. Reconocemos que hay un trabajo interno que se tiene que hacer en combinación con las instancias competentes, que el Ministerio de Economía no puede hacerlo todo. Pero nosotros hicimos un acuerdo con Colombia no con un Ministerio o con el Congreso.

¿Qué tiene que ver el Congreso?

Nos sorprendió mucho cuando el Congreso rechazó la resolución sobre bebidas espirituosas. El mismo Parlamento había aprobado el Acuerdo de Libre Comercio y era consciente de las obligaciones suscritas.

¿Qué más hay pendiente?

Hay temas en el régimen de chatarrización de vehículos. Por ejemplo, se debe chatarrizar un camión antes de importar otro nuevo. Eso contraviene el libre acceso al mercado y a la importación de camiones.

¿Qué plazo le dan a Colombia para que cumpla todo lo acordado?

Los plazos ya están vencidos.

¿Si no cumple que pasa?

Hay diferentes posibilidades para incentivar a Colombia a cumplir los compromisos. Seguimos en diálogo y cooperación para explicar y, en última instancia, abrir un caso de resolución de controversias.

¿Eso implicaría imposición arancelaria?

Si Colombia pierde el caso, nosotros tendríamos el derecho de aplicar aranceles en retaliación para compensar la falta de acceso al mercado colombiano.

¿Qué más les preocupa de Colombia?

Nos preocupa el punto relacionado con compras públicas que hace Colombia para el nivel regional o municipal, sobre cómo debe tratarse a las empresas europeas que quieran participar en las licitaciones.

¿Cuánto tiempo puede durar esa disputa?

Esperamos que se solucione rápido. El año pasado tuvimos la primera reunión de comercio en Perú, donde avanzamos mucho. En esa cita, la nota que le dimos fue de sobresaliente. Pero esta vez la nota es suficiente o notable, porque no hemos podido avanzar en temas que estaban sobre la mesa el año pasado y para los cuales habíamos tomado decisiones.

¿Eso implicaría renegociar el acuerdo?

No estoy diciendo que tengamos que renegociar. La prioridad es la implementación de lo suscrito.

SOCIOS DE IGUAL A IGUAL 

Matthias Jørgensen, como representante de la Unión Europea en las negociaciones con la región, asegura que el Viejo Continente quiere “una relación de socios de igual a igual” con Colombia, “para encarar los desafíos que tenemos en ambos lados para lograr sociedades más prósperas, con más seguridad, con más posibilidades y para un mundo de respeto de la ley y de los derechos humanos. En eso tenemos que aprender mucho el uno del otro”. Apuntó que en la UE existe una gran solidaridad con Colombia y un compromiso de ayudarla a superar sus desafíos para salir del conflicto interno, pero también existe la preocupación de los derechos humanos y laborales en el país. “Estamos comprometidos en apoyar el proceso de paz y eso es coherente con el acuerdo en todo eso.

María Victoria Cristancho

Subeditora
marcri@portafolio.co