Última firma para sellar fusión posponen Iberia y British Airways

La unión de las dos aerolíneas dará como resultado una de las 10 primeras del mundo; postergación -sin fecha- de la firma se debe a que ambas partes deben antes finalizar ciertos trámites.

POR:
marzo 25 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-25

El consejo de administración de Iberia, que se reunió en sesión ordinaria, no adoptó ninguna decisión sobre la firma definitiva del acuerdo, informaron fuentes de la compañía, según las cuales "no hay fecha cerrada" para la conclusión de la operación.    

El 12 de noviembre pasado, Iberia y British anunciaron conjuntamente la creación de una nueva sociedad empresarial resultante de su fusión y que gestionará la tercera aerolínea de Europa y una de las diez primeras del mundo, con una flota de 419 aviones y 205 destinos.    

Tras el retraso de la firma hoy, la operación sigue su curso "normal" y el trabajo continúa avanzando, pero "aún no está acabado" porque representantes de ambas aerolíneas están con "el papeleo", dijeron las fuentes de Iberia.    

Fuentes de British Airways rehusaron confirmar o desmentir desde Londres si se había reunido hoy su consejo de administración, ni el punto en que se encuentra el proceso de fusión de ambas compañías.    

Aunque no se firmó hoy el acuerdo, como se esperaba, dado que se cumplía el plazo de tres meses que se habían dado las compañías, fuentes de Iberia señalaron que, no obstante, la voluntad del proyecto "es algo incuestionable" y que se espera que en breve se firme la fusión que fue anunciada por los directivos de ambas aerolíneas a mediados de 2008.    

Los plazos marcados desde el 12 de noviembre último, cuando el presidente de Iberia, Antonio Vázquez, y el consejero delegado de British Airways, Willi Walsh, anunciaron la firma de un memorando de intenciones, apuntaban a marzo como fecha tope.    

Este límite finaliza la semana próxima, aunque la celebración de la Semana Santa en España hace prever que la firma se podría posponer hasta la primera semana de abril.    

British Airways afronta una huelga que los tripulantes de cabina iniciarán el sábado próximo durante cuatro días, que se suma al que ya secundaron entre los pasados días 19 y 21 y que supuso a la compañía un coste de 23,9 millones de euros (unos 32 millones de dólares).    

Los empleados de la compañía británica protestan contra los recortes salariales, la decisión de la dirección de la compañía de eliminar 1.200 puestos de trabajo, reducir la dotación del personal de cabina en los viajes de larga distancia y congelar los sueldos de la plantilla durante un mínimo de dos años.    

Según fuentes del sector, en un principio se consideró el nombre TopCo para la nueva compañía, aunque se apunta que el definitivo pueda ser el de International Airlines Group.    

La nueva Iberia-British haría competencia a la alemana Lufthansa y a la francesa-holandesa Air France-KLM, con una flota de más de 420 aviones, convirtiéndose en el líder de los trayectos en Europa y América, moviendo más de 70 millones de pasajeros al año.    

La fusión permitiría que las aerolíneas estuviesen presentes en más de cien países, cubriendo la aerolínea británica África, Asia, América del Norte y Europa.    

Como consejero delegado de la compañía resultante de la fusión estará Walsh, que ocupa el mismo cargo en British; su presidente será el actual de Iberia, Antonio Vázquez, y el actual presidente de la compañía británica, Martin Broughton, será el vicepresidente.    

La sede social de la nueva compañía estará en Madrid, mientras que la financiera y operativa se situará en Londres.    

Los accionistas de Iberia tendrán el 45 por ciento del capital de la futura sociedad y los de British Airways el 55 por ciento restante.    

Las expectativas creadas hoy por la posible firma definitiva de la fusión hicieron que ambas compañías subiesen en las respectivas bolsas donde cotizan: Iberia un 2,28 por ciento y British un 3,42 por ciento.  

Siga bajando para encontrar más contenido