Última semana para pagar la valorización en Bogotá

Después del 29 de enero se cobrarán intereses. Ciudadanos denuncian que el cobro es excesivo y que en algunos casos no beneficia a la propia localidad a la que corresponde el predio.

Valorización

Archivo

Valorización

Finanzas
POR:
enero 26 de 2015 - 05:08 p.m.
2015-01-26

Los dueños de 800.000 predios en Suba, Usaquén, Barrios Unidos, Chapinero, Engativá y Fontibón tienen plazo hasta este jueves para pagar el cobro de la valorización, sin intereses de mora.

Esta contribución, que se destina a obras nuevas, ha causado protestas entre los vecinos de Usaquén y Suba por la cuantía del pago y porque, según ellos, las obras no se ven.

A quienes no paguen les harán el cobro por vía telefónica o con notificaciones escritas, durante los seis primeros meses de la mora.

Si en ese tiempo no se paga, se les enajenará el bien, se traspasará al Distrito y se cobrarán los intereses de mora. En ese caso, los predios afectados no podrán ser vendidos.

EL TIEMPO habló con Hernando Arenas, director de valorización del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), para resolver las dudas de los contribuyentes, seis meses después del envío de recibos.

A quienes preguntan por qué les cobran obras que están lejos de su barrio o en otra localidad, Arenas respondió que las zonas de influencia se decidieron a partir de estudios sobre el beneficio general para los predios. Por ejemplo, parte del cobro de los residentes de Usaquén se destinará a la avenida La Sirena (calle 153) y una fracción menor, a obras en Suba.

REDISTRIBUIRÁN RECIBOS

Hay dos razones por las que no llegaron algunos recibos de valorización. La primera, que en el momento de entrega de la factura no había personas en el inmueble, pues el envío se hace por correo certificado y se entrega personalmente. Si está en este grupo, recibirá su recibo en las próximas semana y se reprogramará la fecha de pago.

La otras es que los predios en la zona de influencia con avalúo catastral inferior a 135 salarios mínimos mensuales (86’987.250 pesos), no deben pagar.

“En diciembre ampliamos el plazo hasta enero, porque, en la última semana del año, muchos preguntaron si podíamos darles más días.

Aceptamos porque teníamos dinero suficiente para iniciar obras”, dijo Arenas. Además, recalcó que no habrá una segunda extensión del pago.

También confirmó que entre septiembre del 2014 y enero de este año, a la entidad han llegado unos 2.000 recursos de reconsideración para que el IDU replantee el valor e incluso el cobro de algunas facturas.
Este recurso individual rige durante los dos primeros meses después de la notificación del cobro y si el IDU cometió un error en la liquidación del recibo.

Solo en barrios de Suba como Niza Antigua, Las Villas, Pontevedra, Colina Campestre, San José de Bavaria y San Nicolás hubo más de 500 recursos de reconsideración de vecinos inconformes.

Julie Escamilla, una de las líderes, explicó que el cobro aumentó: “La mayor carga llegó a Suba, por lo que se nos incrementó el valor, pero hay menos contribuyentes, pues de 20 localidades, solo 7 aportarán”.

Paulina Martínez, residente de Niza Antigua, además asegura que no hay capacidad de pago.

“No se hizo un censo que mida la capacidad económica de los contribuyentes de Bogotá, por lo tanto, no se han aplicado los principios de equidad tributaria, de gradualidad, de proporcionalidad y de racionalidad”.

Otra inconformidad tiene que ver con la obligación de contribuir con obras que quedan en localidades diferentes de las de los propietarios, con el beneficio local. Hernando Sarmiento, presidente de la junta de acción comunal del barrio Las Villas, señaló: “No estamos de acuerdo con pagar por obras en Usaquén, teniendo en cuenta que es un cobro de beneficio local. Solo deberían cobrar por las de Suba”.

Los vecinos de La Sonora y Cedro Golf también están inconformes por el cobro atribuido a la construcción de la avenida La Sirena.

A los recursos que se interpongan se les debe anexar la autorización del propietario, copias del certificado de libertad y del documento de identidad y pruebas del motivo de la solicitud.

EL TIEMPO