El universo de las encuestas

El universo de las encuestas

POR:
octubre 23 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-23

En 8 días, cuando tengamos nuevos alcaldes y gobernadores, las encuestas serán motivo de debate. Las últimas semanas hemos visto resultados distintos para las mismas ciudades. Una de las explicaciones es el tema de esta columna: los universos de cobertura de las encuestas. Estos, en muchas ocasiones son distintos al del total de votantes, y por ello sus resultados son confiables solo para el universo que representan. La mayor parte de las encuestas solo cubre los cascos urbanos. En Bogotá no es muy grave, pues según los datos preliminares del Censo, representan el 0,23% del total de la población. Pero en Manizales y Cartagena, donde las zonas rurales contienen el 7% y el 5,6% de la población, pueden ser decisivos. Un segundo determinante, en mi criterio el más importante, es la metodología usada para recolectar los datos. Si es con entrevista personal su cobertura es mayor que si es telefónica. Como nos consta, la mayoría de las encuestas son recolectadas mediante llamadas a los teléfonos fijos ubicados en las residencias. Allí, el universo es otro (no la totalidad de habitantes de las zonas urbanas), sino solo aquellos que poseen una línea telefónica. A nivel nacional la cobertura es del 53,4%, razón por la cual no es recomendable proyectar con una encuesta telefónica la opinión de todos los colombianos (solo cubriría la mitad del universo). Las recomendaciones técnicas señalan tener cuidado con encuestas telefónicas donde la cobertura no sea superior al 85%. Con este criterio solo en Bogotá, con una cobertura del 87%, Medellín 90% y Bucaramanga 87%, podrían ser indagadas con este sistema de recolección. En Cali, por ejemplo, la cobertura es del 81%, en Manizales del 72,8% y en Cartagena apenas llega al 46,8%. El tercer elemento determinante es el nivel de abstención de cada ciudad, el cual se calcula sobre los ciudadanos mayores de 18 años inscritos en el Censo electoral: si la abstención es muy alta, el tamaño de las muestras debe ser mayor, pues se contactarán muchos ciudadanos que no votan y por lo tanto no deben estar incluidos en el cálculo de las preferencias electorales. En las últimas elecciones locales (2003) Bucaramanga presentó una participación del 50%. En contraste, Cali llegó solo 38%, Cartagena y Medellín 45% y Bogotá 43%. En otras palabras, en Cali, donde la cobertura telefónica no es superior al 85% y la abstención es alta, una encuesta telefónica cubre un universo restringido y por lo tanto sus resultados pueden, con mayor ‘probabilidad’ ser distintos al comportamiento electoral de los ciudadanos. Las fichas técnicas de las encuestas están para ser leídas y usadas. Al final de cuentas es claro que siempre son más precisas las encuestas con muestras grandes, recolectadas mediante entrevistas a los hogares. Pero son más caras y desafortunadamente el mercado no siempre está dispuesto a pagar por ellas. César Caballero Profesor, Universidad Javeriana Las fichas técnicas de las encuestas están para ser leídas y usadas”.

Siga bajando para encontrar más contenido