Urbanización del campo se evidencia en el censo agrario

Muchos predios que se tenían por rurales han sido absorbidos por zonas urbanas, según el director del Dane.

Hasta ahora, el Dane ha llegado a 158.000 predios campesinos.

Archivo Portafolio.co

Hasta ahora, el Dane ha llegado a 158.000 predios campesinos.

POR:
abril 10 de 2014 - 12:25 a.m.
2014-04-10

Estando casi por terminar la primera fase del Censo Nacional Agropecuario en 64 municipios, este ya presenta sorpresas que prometen cambiar el mapa del campo colombiano.

De acuerdo con Mauricio Perfetti, director del Dane, muchas áreas que se daban como rurales ya tienen más características de urbes, lo cual se evidenció en Pereira y dos municipios de Atlántico.

También en Quindío, donde se halló que el 38 por ciento de los predios donde debía haber cultivos se volcaron al turismo, lo mismo que en el 70 por ciento de los de Honda (Tolima).

Un fenómeno que también parece marcar tendencia es la disminución del número de miembros en las familias rurales, comparado con el censo demográfico del 2005.

La meta del Dane es llegar a 3,9 millones de terrenos, 770 resguardos y 182 territorios colectivos de negritudes, así como los parques nacionales.

Hasta ahora, en esta fase, ha alcanzado 168.000 predios de Quindío, norte del Tolima y Atlántico, faltando una parte de Risaralda.

Allí se han superado todo tipo de problemas relacionados con la lejanía y la dispersión de los habitantes. “Muchas veces, a los encuestadores les toca caminar varias horas o ir a caballo. Y ya hay varios que han sido víctimas de mordeduras de perros”, resaltó Perfetti.

El funcionario aclaró que la llegada a áreas difíciles de orden público se acuerda con las autoridades, “fuera de que el personal cuenta con un instructivo de seguridad”.

Pero el panorama no es tan inhóspito si se tiene en cuenta que menos del 0,2 por ciento de las personas se niega a responder las 189 preguntas del cuestionario, mientras que en muchos conteos de este tipo el porcentaje llega a 2 y 3 por ciento.

Según el funcionario, la confrontación con la realidad ha llegado a cambiar algunos aspectos de la planeación.

Por ejemplo, estaba previsto que la capacitación de los censadores fuera presencial y hecha por personal del Dane, pero la magnitud de la tarea obligó a cambiarla por una metodología virtual para estudiar el contenido del censo y que los preparara para el sistema de georreferenciación y el manejo del aparato que captura los datos. Se había estipulado que todo el personal fuera de los mismos municipios, y posteriormente se decidió que los coordinadores fueran personas con experiencia de trabajo en el Dane.

Las fases 2 (zona andina) y 3 (territorios indígenas, afros y parques nacionales) del censo se desarrollarán hasta junio y los resultados se entregarán en octubre, como estaba previsto.

En la primera fase trabajaron 1.857 personas que fueron contratadas de manera directa.

neslop@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido