Urbanización y desarrollo

La población mundial desde el siglo XX ha tendido hacia la concentración en las áreas urbanas.

POR:
mayo 25 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-25

Este patrón, de acuerdo con muchos autores de la economía geográfica, se ha relacionado con razones de tipo sociológicas, históricas, culturales o geográficas; pero tal vez la razón más poderosa de la aglomeración poblacional en centros urbanos es la concentración de la actividad económica. El Banco Mundial ha clasificado los países del mundo en siete regiones para su análisis social y económico: Este-Asiático y Pacífico; Europa y Asia Central; Latinoamérica y el Caribe; Medio-Este y Norte de África; Sur-Asia; África subsahariana y los países de alto ingreso. De acuerdo a esta clasificación regional y los análisis de la nueva economía urbana, existe una clara relación entre la desigual distribución de la población y la actividad económica en territorios, generándose de esta forma economías de aglomeración en los mercados de bienes y servicios. Según datos del Banco Mundial, las regiones que concentran la mayor parte de la población urbana son los países de alto ingreso (78%), América Latina y el Caribe (77%), y Europa y Asia Central (64%). De igual forma, el 53% del PIB mundial está concentrado en los países de alto ingreso, seguido por la región del Este y Asia Pacífico con un 18% del PIB mundial y compartiendo lugar América Latina y Medio Este y Norte de África con un 8%, respectivamente. Sin embargo, cuando se analizan indicadores de bienestar económico y social más apropiados que el PIB, se presenta de forma más clara la correlación positiva entre la urbanización y el desarrollo. Por ejemplo, variables como el PIB per cápita y la distribución sectorial de la economía muestran que aquellas regiones del mundo más urbanas tienden a ser más prósperas. Tal es el caso de los países de alto ingreso, Europa Central y América Latina, quienes, como se mencionó con anterioridad, tienen las tasas de urbanización más altas en el mundo y niveles de PIB per cápita entre 30.000 y 10.000 dólares. Con relación a la distribución de la actividades económicas, estas regiones, como es de esperar, concentran la mayor parte de su actividad económica en servicios (70% países de alto ingreso, 60% América Latina y el Caribe, y 60% Europa central). No obstante, las externalidades negativas asociadas a las fuerzas de aglomeración urbana aún se constituyen en el gran reto de política económica mundial, especialmente en regiones como América Latina y el Caribe. Los niveles de pobreza, la falta de planificación del crecimiento urbano y sus respectiva consecuencia sobre la presión en la provisión de bienes y servicios, como acueducto y alcantarillado, educación y vivienda digna, son problemas que los países de alto ingreso suelen controlar en sus megaciudades, pero que aún están muy lejos de ser disipados en América Latina y el Caribe o países de Asia Pacífico, convirtiéndose, de esta forma, en una de las grandes batallas en el desarrollo urbano y elemento primordial a ser manejado por los hacedores de política en este tipo de regiones. riropa@gmail.com HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido