Uribe pide examinar bien casos de derechos humanos El Estado es sospechoso de causar 955 ejecuciones extrajudiciales en 5 años.

Uribe pide examinar bien casos de derechos humanos El Estado es sospechoso de causar 955 ejecuciones extrajudiciales en 5 años.

POR:
octubre 18 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-18

Luego de un choque público con la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que se percibió como una posible interferencia con el sistema judicial, el presidente Álvaro Uribe pidió a la Corte Interamericana de Derechos Humanos examinar muy bien las denuncias de ejecuciones extrajudiciales en Colombia. “Mi Gobierno pide que se tenga el buen cuidado de examinar muy bien esas quejas porque... se conoce que cada vez que la guerrilla siente un avance de las Fuerzas Militares contra ellos, el expediente al cual apelan es que se están violando sus derechos humanos”, dijo Uribe. El gobernante se expresó así en una ceremonia que inauguró un período extraordinario de sesiones de la Corte IDH. Organizaciones de derechos humanos y particulares han denunciado numerosos casos en los que las Fuerzas Armadas matan a civiles, que luego presentan como bajas en combate alegando que militaban en grupos armados ilegales. Uno de los casos más significativos es uno en el que cuatro militares fueron condenados a 40 años el mes pasado por asesinar en agosto del 2004 a tres líderes sindicales en la oriental región de Arauca, a los que en un inicio presentaron como guerrilleros muertos en combate. La Comisión Internacional contra Ejecuciones Extrajudiciales, un organismo no gubernamental, reportó la semana pasada que las fuerzas de seguridad son sospechosas de 955 ejecuciones extrajudiciales entre julio del 2002 a junio del 2007, de las que solo 670 son investigadas por la Fiscalía y apenas un puñado han terminado en juicios. Nadie del Gobierno quiso comentar el informe. También las Naciones Unidas encontraron cientos de muertes atribuidas a las tropas oficiales que podrían considerarse como ejecuciones extrajudiciales. Al respecto, Uribe les dijo a los jueces interamericanos que “llegan ustedes al país en un momento de discusiones, pero está bien para la democracia, es más sano discutir los problemas de fondo que por reglas de cortesía esconder esos problemas”. Según el Presidente, las discusiones se dieron “con franqueza y con severidad, pero con total observancia del respeto debido a las reglas democráticas”, pero también admitió que “no sé discutir en palabras elegantes”.

Siga bajando para encontrar más contenido