Los usuarios, la clave del ‘nuevo’ negocio de celulares

La telefonía móvil ha evolucionado de forma exponencial desde que llegó al país hace 20 años, pero este proceso de crecimiento podría estar llegando a su final debido a cambio en las reglas de juego.

Finanzas
POR:
julio 18 de 2014 - 01:40 a.m.
2014-07-18

La telefonía móvil en Colombia por estos días luce irreconocible.

Luego de 20 años de constante evolución, los avances tecnológicos han borrado del mapa viejos dispositivos que en su momento eran verdaderas joyas, al tiempo que ‘viejas’ formas de comunicación, como los mensajes de texto, luchan por no pasar al olvido.

 

Los nuevos servicios ofrecidos gracias al desarrollo de redes con capacidades de transmisión impensadas hace menos de una década, han llevado a que los índices de penetración de los servicios móviles se disparen en países como Colombia, donde existen cerca de 108,3 abonados en servicio por cada 100 habitantes.

Una muestra de la explosión que han tenido los servicios de telefonía móvil en Colombia es que, al primer trimestre del 2010, en el país había un total de 41,9 millones de abonados a servicios móviles, cifra que se incrementó en 23 por ciento en solo cuatro años.

Sin embargo, el disparado crecimiento de la telefonía móvil en Colombia podría estar llegando a su final.

Cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones muestran que para finales del 2013 “el índice de penetración móvil habrá alcanzado el 96 por ciento en todo el mundo, 128 por ciento en el mundo desarrollado y el 89 por ciento en los países en desarrollo”.

En un mercado en el que el margen de crecimiento en número de suscriptores no promete mantener el frenético ritmo registrado durante la última década, la preocupación de las empresas se comienza a centrar en mantener a sus clientes felices, y cada usuario que le puedan ‘robar’ a la competencia vale una fortuna.

 

EL ESCENARIO SIN PERMANENCIA

Para terminar de completar el ‘cambio extremo’ que viene sufriendo la telefonía móvil en el país, el regulador de comunicaciones puso en marcha una de las normas más sonadas en los 20 años de la industria.

El fin de las cláusulas de permanencia ha liberado de forma definitiva a los usuarios de telefonía celular, quienes ahora no se tienen que quedar amarrados a un operador, incluso cuando éste le presta un servicio de mala calidad, por cuenta de un contrato de permanencia que para ser revertido, terminaba costando ‘un ojo de la cara’.

La polémica norma emitida por la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) tiene tanto defensores como detractores, y aunque sólo el tiempo dirá si este remedio tuvo el efecto esperado, o si terminó saliendo más caro que la enfermedad. Lo cierto es que desde ya, empezó a generar cambios en la relación de los usuarios con sus empresas de telefonía móvil.

Es aquí entonces donde empieza lo que bien podría denominarse como ‘la guerra de los servicios de telefonía móvil’, una batalla que los mismos ejecutivos de las principales empresas del sector ya habían vaticinado, y en la que el usuario tendría que ser el principal beneficiado.

La primera gran movida del sector corrió por cuenta de la compañía Colombia Móvil (Tigo), que empezó a ofrecer a sus usuarios la posibilidad de adquirir planes de voz por segundos en las modalidades prepago y pospago.

Esto, sumado al portafolio de servicios que ofrece la compañía, que permite armar planes a la medida de cada cliente, aparece como una estrategia para quitarles usuarios a sus principales competidores, en un mercado en el que las quejas por fallas de calidad se han vuelto pan de cada día.

Sin embargo la jugada de Tigo no parece ir encaminada solamente a arrebatarle suscriptores a Claro y Movistar (sus grandes competidores).

Cifras del Ministerio de las TIC muestran que en el primer trimestre del 2014, el operador con un mayor crecimiento en materia de usuarios fue Virgin Mobile, que en apenas tres meses se hizo a más de 400.000 nuevos suscriptores, y que en cuestión de semanas espera superar la barrera del millón de usuarios.

Para expertos del sector, la fórmula del éxito de Virgin en Colombia ha sido su estrategia de cobro por segundos, lo que habría sido decisivo para que Tigo decidiera ofrecer este tipo de facturación.

Habrá que esperar para saber si el ‘cabezazo’ de la multinacional dio o no resultado. Lo que sí es cierto es que, de empezar a dar muestras de éxito, los otros grandes del sector no tardarán en unirse a la tendencia del cobro por segundos, la primera táctica de esta guerra en la que los usuarios son el botín más preciado.

LA INCERTIDUMBRE DE LAS VENTAS

El fin de semana previo a la eliminación de las cláusulas de permanencia fue un frenesí para las empresas de telefonía móvil, que incluso tuvieron que trabajar a doble jornada para poder atender la masiva llegada de usuarios que querían hacer uso de su reposición y del respectivo subsidio en la compra de equipos.

No obstante, tras la entrada en vigencia de la medida, ya se prevé un bajón en la venta de teléfonos celulares, especialmente los de gama alta.

De ser así, no se hará esperar la voz de protesta por parte de los fabricantes y comerciantes de tecnología, quienes podrían pagar los platos rotos de la renovación de la telefonía celular en el país.

Miguel Á. Hernández

Redactor Tecnosfera