Valorizaciones obligan a que los inversionistas sean más selectivos

Axel Christensen de BlackRock dice que la macroeconomía será clave en las decisiones en lo que resta del año.

Axel Christensen

Axel Christensen, director de Estrategia de Inversión de la firma BlackRock para Latinoamérica e Iberia.

Foto: Cortesía BlackRock

POR:
Portafolio
agosto 27 de 2017 - 08:09 p.m.
2017-08-27

El 2017 ha sido un año bueno para muchos activos de inversión en distintas partes del mundo, de manera que, a estas alturas del año, los inversionistas deben ser mucho más selectivos en organizar sus portafolios.

Lea: (BlackRock ya tiene casi $1 billón para financiar vías 4G).

De hecho, BlackRock, uno de los mayores administradores de fondos del mundo, piensa que en este momento hay “valoraciones de mercados financieros que requieren de un análisis cuidadoso”.

Lea: (El gestor de activos más grande del mundo crea fondo para invertir en infraestructura colombiana).

Axel Christensen, director de Estrategia de Inversión de la firma para Latinoamérica e Iberia, dice que en los bonos se ha dado un impulso por el movimiento de bancos centrales y que las acciones han tenido ganancias en medio de un entorno con mayor apetito de riesgo. “Estas valorizaciones altas demandan un mayor cuidado al momento de definir la estrategia de inversión”, añade.

Lea: (¿Quién está detrás de los recursos de las vías de 4G?).

El directivo apunta que es necesario repensar la forma en que ven el riesgo. “Los indicadores tradicionales se han quedado cortos al reflejar riesgos de otra naturaleza, como los de origen geopolítico, o los que pueden derivar de decisiones de los bancos centrales. Por ello, es necesario ampliar la mirada al momento de ver el impacto de este tipo de eventos y ajustar las estrategias de inversión”, explica.

Además, añade que la coyuntura macroeconómica también marcará el rumbo de las inversiones en lo que resta del año, lineada por un crecimiento moderado, pero sostenido y sincronizado entre las regiones. “Hay una situación de inflación contenida, que les permite a los bancos centrales avanzar hacia la normalización de sus políticas monetarias”, agrega.

De todas maneras, en este frente hay varios puntos que han cambiado con respecto a la primera mitad del 2017. Por ejemplo, BlackRock esperaba un mayor estímulo fiscal en EE. UU., que se reflejara en más consumo e inversión, así como en mayores tasas de interés y un dólar fuerte.

Pero, las demoras en los programas económicos de Trump han hecho que las primeras se mantengan y el segundo se debilite. Otro aspecto que ha sorprendido es que el crecimiento de los países de la zona euro ha sido mayor a lo previsto, al tiempo que hay menores temores con relación a las elecciones, lo que ha ayudado a impulsar las acciones y el euro.

Para los emergentes, “mantenemos nuestras expectativas positivas aunque en el caso de la deuda emergente, estas se han moderado en respuesta al muy buen desempeño del primer semestre, que precisamente ha atraído muchos flujos”, dice Christensen.

Particularmente, para América Latina, concluye que “la crítica situación de Venezuela, la negociación de Nafta en México y varios procesos electorales en la región son algunos de los eventos que pueden provocar incrementos de volatilidad”, aunque, entretanto, el panorama internacional seguirá siendo un factor positivo.

Siga bajando para encontrar más contenido