Varados en Japón por culpa de un volcán en Islandia | Finanzas | Economía | Portafolio

Varados en Japón por culpa de un volcán en Islandia

Pasar más tiempo del calculado en la ciudad más cara del mundo golpea al bolsillo.

POR:
abril 20 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-20

Quedarse varado en Tokio por culpa de un volcán en Islandia es una prueba de supervivencia en una de las ciudades más caras del mundo. "Venimos al aeropuerto todos los días desde que nuestro vuelo fue anulado el viernes", sollozaba Lucille, una joven turista francesa postrada en un asiento junto a su hermana Anais, en el aeropuerto de Narita.

Como ellas, miles de viajeros están varados desde el viernes en el archipiélago, debido a la nube de cenizas volcánicas que provocó el cierre de los espacios aéreos en Europa por varios días. Al menos 35 vuelos internacionales fueron anulados el martes en Japón, de los cuales 26 en Narita, el gran aeropuerto internacional de Tokio.

Considerada en 2009 como la ciudad más cara del mundo por el instituto de investigaciones de la revista The Economist, la capital japonesa dio cuenta rápidamente de los ahorros de las dos hermanas, tanto más cuanto Lucille tuvo que afrontar gastos por atención médica.

"Ya no tenemos dinero y yo no tengo medicamentos", explicó. Sus padres pagan la cuenta del hotel desde Francia, pero las dos hermanas fueron advertidas por su compañía, Air France, que deberían esperar cinco días más antes de partir hacia Birmingham (Gran-Bretaña) donde estudian.

Mientras los países europeos van abriendo poco a poco su espacio aéreo, los turistas bloqueados en Japón comienzan a preocuparse cuando se acerca la golden week, la semana de vacaciones de primavera que comienza el 29 de abril. En uno de los pocos feriados que tienen los japoneses, quienes prácticamente toman por asalto los aeropuertos, lo que ha generado el temor de que se agrave el caos, con más esperas para los extranjeros.

En caso extremo, el viajero que está muy apurado puede comprar un billete de ida en una de las pocas compañías que aún disponen de plazas. Pero en tal caso, hay que pagar el precio. La italiana Alitalia, que despachó varios aviones el martes, ofrecía vuelos Tokio-Roma a 3.500 euros.

Simon Wood, portavoz de la Embajada británica, recordó que "las compañías europeas tienen la obligación de reembolsar a los pasajeros o bien proponerles un pasaje de reemplazo, además de darles un mínimo de apoyo". Sin embargo, la ayuda era muy variada en Narita. Algunas compañías pagaban el hotel a sus clientes más fieles, mientras que la mayoría no ofrecía ningún servicio o, peor aún, ni siquiera respondían el teléfono.

Como otras embajadas, la británica ayuda a sus cuidadanos "en materia de seguros, facilitando la transferencia de dinero y el acceso a la atención médica", dijo el portavoz. Por su parte, la Embajada de Francia puso a disposición de su gente líneas telefónicas e Internet, y acepta prestar dinero a turistas arruinados por causa de las 'vacaciones' más prolongadas que lo previsto.

Frente a las todopoderosas fuerzas de la naturaleza, algunos se tomaban las cosas con filosofía. "Espero volver a Londres hoy, pero si no es posible, amén", comentaba Rolf Jilesen, piloto de helicóptero holandés que pasaba el tiempo tocando su guitarra delante de un letrero que anuncia las salidas de los aviones, con la inscripción 'vuelo anulado'.

Analistas consultados por el diario económico Nikkei cuantificaron el impacto de las cancelaciones en Japón en alrededor 600 millones de yenes (cinco millones de euros).

Siga bajando para encontrar más contenido