A veces, los accidentes llevan a grandes innovaciones

Algunas técnicas para fomentar metidas de pata muy productivas

POR:
julio 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-10

Los accidentes ocurren. Y, a veces, generan innovación. A lo largo de los siglos, los innovadores han dado con un sinnúmero de grandes ideas mientras buscaban algo completamente diferente, o nada en particular.

Esto tiene una buena explicación: las cosas genuinamente nuevas son difíciles de concebir porque somos seres moldeados por el hábito. Los accidentes nos llevan a desenlaces que no produciríamos por voluntad propia. El problema es que los jefes suelen tratar de evitar los accidentes.  ¿Cómo dejar que pasen accidentes, o crearlos? Hablamos con innovadores en varios campos ¿desde el diseño hasta la manufactura y las bellas artes¿ quienes tratan de producir e incorporar "errores" a su trabajo.  Existen tácticas especiales que ayudan a convertir los accidentes en innovación.  ¿Qué es un accidente? Los expertos explican que suelen ocurrir en tres niveles.  El primero es una asociación mental, como cuando Edward Jenner descubrió la vacuna de la viruela: recordó que una lechera le dijo que ella nunca tendría marcas de viruela porque ya había sufrido de un mal parecido que le habían contagiado las vacas. Eso le hizo concluir que el virus más inocuo de la vacas podía servir como vacuna para la viruela.  El siguiente nivel ocurre cuando investigadores consiguen lo que querían de forma sorprendente. En 1991, por ejemplo, científi cos de Schering-Plough Corp. buscaban crear un fármaco que bloqueara una enzima que produce colesterol. Su creación no bloqueó la enzima, pero redujo el colesterol.  El tipo de accidente fi nal ocurre cuando se halla algo valioso mientras se busca otra cosa. Pfi zer Inc. probaba Viagra como una droga para el corazón cuando sus científi cos notaron un efecto secundario interesante.  He aquí algunas estrategias que las compañías pueden utilizar para que ocurran más accidentes productivos.
Haga una buena mezcla

Cuando se juntan personas, ideas y métodos de diferentes campos suelen pasar cosas interesantes. Los gerentes deben buscar personas con buenas ideas para la empresa sin importar su campo. IDEO, la fi rma de diseño que trabajó en el primer mouse de Apple y el Palm V, busca mantener en su equipo ingenieros, administradores, lingüistas, expertos de marketing, psicólogos y biólogos.  Para ayudar a que sus empleados vean más allá de sus propias fronteras, los gerentes pueden enviarlos a conferencias que no estén directamente ligadas a su área de trabajo para que se conecten con otros expertos y se expongan a nuevas ideas.  Explore nuevas formas de operar Los innovadores con los que hablamos usan técnicas que los empujan a trabajar en un terreno donde están propensos a los accidentes. Un ejecutivo aeroespacial, por ejemplo, dijo que su equipo insiste en conseguir siete maneras diferentes de resolver un problema particular. Cuando necesitaron un mecanismo efi ciente para subir asientos a los aviones en construcción, estudiaron ruedas panorámicas o volantes y ascensores de esquí, pero terminaron inspirados por un mecanismo de granja para cargar la paja al granero.

No llame a los accidentes "fracasos"

La idea convencional de lo que es un "fracaso" no es útil para los innovadores, para quienes los resultados no exitosos son una oportunidad para refi nar ideas y probar conceptos que podrían resultar útiles. Por ejemplo, cuando 3M trataba de crear un nuevo pegamento, este resultó demasiado débil para ponerse en uso, pero acabó siendo utilizado en sus famosas notas adhesivas Post-it.  Deje las ideas a los innovadores Los innovadores de toda índole suelen almacenar "chatarra" (de fotos a bosquejos) por no saber de qué forma usarla. Los gerentes deben facilitar esa tendencia, proveyendo un espacio para que su equipo guarde o comparta objetos o imágenes interesantes e inspiradoras.

Piense en grande y en pequeño

Algunas personas son mejores en detectar oportunidades que merecen abandonar una idea y empezar de cero con algo nuevo.  Otros tienen la habilidad de detectar pequeñas mejoras que pueden elevar la calidad de un producto. Pero es difícil que una misma persona vea ambas posibilidades, así que es buena idea tener una mezcla de talentos en su equipo de innovación.

¿ Austin es profesor de gestión de creatividad e innovación en la Escuela de Negocios Copenhagen y en Harvard. Devin es profesor e investigador del Swarthmore College.  Sullivan es investigador en Harvard.

Siga bajando para encontrar más contenido