Vecino y amigo

Vecino y amigo

POR:
julio 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-17

La visita que hace este fin de semana a Colombia el presidente de Brasil, Luiz Inácio 'Lula' da Silva, va mucho más allá de un simple saludo protocolario. La razón es que aparte de celebrar las buenas relaciones con un vecino con el cual los roces han sido casi inexistentes, es indudable el peso creciente que la nación más grande de América Latina tiene tanto en el mundo como en la región. Según las proyecciones más recientes, la economía brasileña debería ocupar el sexto lugar en el planeta, para mediados del presente siglo. A su favor dicho país no solo cuenta con un territorio de 8,5 millones de kilómetros cuadrados que abriga a 192 millones de habitantes, sino que también posee una impresionante lista de riquezas naturales y una clase empresarial potente.

Como consecuencia de esa situación, Brasil ha logrado desarrollos envidiables en materia industrial, agrícola, minera y petrolera, con compañías que compiten de tú a tú con las de territorios más ricos. Casos como el de Embraer en aviación, el Grupo Cosan en azúcar, Vale do Rio Doce en hierro y Petrobras en combustibles, son emblemáticos de una gran pujanza. Incluso el ejemplo de Carlos Brito, el brasileño que preside la cervecera InBev y quien es el cerebro detrás de la compra de Anheuser-Busch por 52.000 millones de dólares, anunciada esta semana, sirve como muestra de la capacidad gerencial de una élite cosmopolita y audaz.

Aunque las referencias al milagro brasileño tienen ya casi varias décadas, la etapa actual de prosperidad comenzó cuando Fernando Henrique Cardoso logró -primero como ministro de Hacienda y luego como presidente- poner en cintura a la hiperinflación y modernizar las instituciones en los noventa. Esa senda fue seguida por 'Lula' da Silva, quien más allá de sus sólidas credenciales de izquierda ha promovido la inversión extranjera y la iniciativa privada, al tiempo que impulsa programas sociales que han sacado a millones de las garras de la pobreza. Con razón el mandatario de 62 años encarna el llamado socialismo del siglo XXI.

Es en medio de este escenario que la bandera auriverde, conocida por millones de hinchas del fútbol en todo el mundo, ha comenzado a ondear en Colombia. El primer desembarco visible tuvo lugar cuando el empresario Germán Efromovich impulsó al Grupo Synergy a comprar Avianca, en lo que fue visto como una apuesta particularmente arriesgada en su momento. Pero la transformación de la aerolínea en una compañía sólida y rentable, no resultó ser el único caso. También Petrobras se metió de lleno en los negocios de exploración y distribución de combustibles, y Gerdau lo hizo en siderurgia, mientras que el año pasado el turno fue para Votorantim con Paz del Río, para solo mencionar unos cuantos nombres. De acuerdo con cifras de la balanza de pagos y estimaciones del Ministerio de Comercio, la inversión extranjera proveniente del Brasil, que en el 2003 ascendió a 800.000 dólares, pasó a 529 millones el año pasado. Ahora los analistas esperan el desembarco de un número todavía mayor.

Semejante dinámica ha tenido igualmente, su expresión en el comercio. Así, el intercambio binacional se ha multiplicado por cinco desde comienzos de la década. Lamentablemente, el saldo en rojo que tradicionalmente ha tenido Colombia, no ha hecho más que aumentar, pues frente a importaciones por 2.394 millones de dólares en el 2007, las ventas de productos nacionales fueron apenas de 471 millones. Si bien en los primeros cuatro meses del 2008 las exportaciones a Brasil crecieron 189 por ciento y las compras cayeron 22 por ciento, eso no ha sido suficiente para equilibrar la balanza. Además, mientras de este lado de la frontera los despachos se concentran en productos primarios, del otro llegan bienes industriales con alto contenido tecnológico. Por ese motivo, aparte de recibir a 'Lula' y su comitiva, el encuentro de los presidentes debería servir para corregir desequilibrios, dentro del propósito común de estrechar los lazos con la que es y seguirá siendo la nación de mayor empuje en toda América.

Siga bajando para encontrar más contenido