Venezolanos pagan más por una botella de agua o por desayuno, que por llenar el tanque de un vehículo

El combustible barato ha provocado que los habitantes del país vivan en una burbuja de cristal. Los récords casi diarios del petróleo parecen ser allí una noticia de otro planeta.

POR:
mayo 27 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-27

"Nos hemos acostumbrado a que nos den la papa pelada, el petróleo fácil. En Venezuela, sube el precio de la leche y la harina, pero no el de la gasolina", afirma el taxista Leandro Otero, mientras paga 3 bolívares (algo más de 1 dólar) por llenar su tanque en Caracas.

Con un irrisorio precio fijo de menos de 0,1 bolívares por litro (unos 0,04 dólares), la gasolina casi gratis convirtió a los venezolanos en seres adictos al automóvil y dispuestos a salir a las calles si un gobernante osa decretar un aumento.

Desde su llegada al poder hace más de nueve años, el presidente Hugo Chávez mantuvo el precio de la gasolina, que es incluso más barata que en Arabia Saudita, primer productor mundial de crudo.

"El precio debería subir un 50 por ciento. En Venezuela, estamos metiendo dinero en una bolsa con un gran agujero abajo. Todo se evapora", afirma Wilson Briceño, gerente de una gasolinera en Caracas.

El precio del combustible provoca situaciones insólitas. Se calcula que en Caracas la velocidad de los autos -que ya llegan a 1,8 millones para una ciudad de 4 millones de habitantes- no supera normalmente los 8 kilómetros por hora.

"En Caracas, el 80 por ciento de las vías públicas está ocupado por vehículos particulares que sólo transportan al 20 por ciento de la población", explicó Leopoldo López, alcalde del municipio caraqueño de Chacao.

Venezuela gasta 9 dólares en producir un barril de crudo y lo vende a 116 dólares fuera del país. Según cifras del Gobierno, el país exporta unos 2,8 millones de barriles diarios.

De subisidios y reservas

Al precio actual del petróleo venezolano, que ronda los 116 dólares, el subsidio que la estatal de petróleos Pdvsa debe asumir anualmente es de 19.000 millones de dólares, según cálculos del economista José Guerra.

"Hay una creencia popular de que el petróleo nos pertenece a todos y por eso no se puede cobrar lo que cuesta producirlo. La consecuencia son estos subsidios brutales", explicó el experto.

"No vamos a dejar pasar la oportunidad de convertir la riqueza petrolera en desarrollo social", declaró recientemente el presidente venezolano Hugo Chávez Frías. Actualmente, las reservas probadas de Venezuela son de 130.000 millones de barriles, y el Gobierno confía alcanzar los 235.000 millones en el 2009.

Siga bajando para encontrar más contenido