Venezuela discutirá polémica limítrofe con Colombia

En un comunicado de prensa, la Cancillería del vecino país respaldó idea de una cumbre binacional, pero criticó el tono de la protesta del Gobierno colombiano.

El presidente de Colombia,Juan Manuel Santos y el primer mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro.

Archivo particular

El presidente de Colombia,Juan Manuel Santos y el primer mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro.

Finanzas
POR:
junio 23 de 2015 - 02:37 p.m.
2015-06-23

El gobierno de Venezuela rompió su silencio y, sin responder por los canales diplomáticos, tal como se debe hacer, se refirió a la nota de protesta diplomática de Colombia, a raíz del decreto que fija zonas de ‘defensa marítima e insular’ y que incluye áreas que aún están en disputa entre ambos países.

En vez de enviar una nota diplomática, como lo hizo el gobierno colombiano, la Cancillería venezolana publicó un comunicado de prensa en la mañana de este martes y allí señaló: "La República Bolivariana de Venezuela llama la atención sobre el tenor de las declaraciones del Gobierno de Colombia, en donde se escandaliza y exagera los chantajes y mentiras mediáticas en sustitución de válidos canales diplomáticos y de diálogo debido entre países de buena vecindad".

En el comunicado de la cancillería venezolana, se respalda "la realización de la Comisión Binacional de Alto Nivel (COBAN), para conversar oportuna y eficazmente los temas de interés bilateral, que redunde en las buenas relaciones entre ambos países".

El Gobierno del vecino país dijo que "ha cumplido, cumple y cumplirá con todos los tratados internaciones válidamente suscritos, fiel a su tradición de respeto absoluto del Derecho Internacional Público. La República Bolivariana de Venezuela está a la disposición para abordar debidamente las delimitaciones pendientes con la República de Colombia".

Igualmente, señaló que repudia lo que llamó "campañas antivenezolanas cargadas de odio, que desde Bogotá suscriben y promueven factores oligárquicos locales para fomentar la enemistad y promover la confrontación entre dos países hermanos".

ELTIEMPO.COM