Venezuela fuera de la CAN

El retiro de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones constituye un duro golpe a este proceso de integración y un elemento perturbador de los flujos comerciales que se habían ido conformando y consolidando en ese espacio de libre comercio. Es paradójico que el presidente Chávez, orgulloso abanderado de las ideas y los sueños de Simón Bolívar, le haya puesto una carga explosiva a la obra edificada durante tantos años precisamente por los cinco países bolivarianos.

POR:
mayo 03 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-03

Sin embargo, este infortunado suceso no debe significar la destrucción del patrimonio comunitario construido con tanto esfuerzo y en medio de tantas dificultades: las instituciones comunitarias integradas por acuerdos y normas como la zona de libre comercio, el arancel externo común, las normas técnicas, sanitarias y de origen y, de otra parte, por organismos como el Tribunal de Justicia, la CAF, el Consejo Presidencial y de Ministros, la Secretaría General, el Fondo de Reservas, entre otros. También deben contabilizarse dentro del patrimonio andino las relaciones y negociaciones con otros países y bloques económicos, entre los que se destaca el acuerdo con Mercosur para conformar una zona de libre comercio, que constituye un paso importante hacia una integración Suramericana. En otros aspectos esenciales para un proceso de integración se han hecho algunos avances pero queda un buen trecho por recorrer. La crisis provocada por el retiro de Venezuela debe tomarse como una gran oportunidad para que la CAN emprenda reformas y ajustes necesarios para enfrentar más efectivamente incumplimientos y fisuras, para modernizarse y para avanzar más aceleradamente en el desarrollo de aspectos como la coordinación de políticas macroeconómicas, la política agrícola común, desarrollo fronterizo y telecomunicaciones, así como para definir y manejar la compatibilidad entre el acuerdo andino y otros tratados comerciales en que participen sus miembros individualmente o en grupos. También se debe tener siempre en mente y propiciar el eventual reintegro de Venezuela. La historia de las últimas décadas muestra grandes altibajos en la situación de Venezuela, en buena parte ligados a los precios del petróleo, cuyas épocas de bonanza y depresión y su manejo cambian drásticamente el panorama político, económico y social del país. Dentro de tal variabilidad indudablemente se presentarán en el futuro condiciones propicias para el regreso. Por su parte, Colombia y Venezuela, cuyas exportaciones mutuas de productos no tradicionales constituyen los flujos comerciales más importantes dentro de la CAN, pueden resultar fuertemente afectadas si no adelantan pronto gestiones para encontrar alternativas para mantener tales flujos e impedir que se conviertan en contrabando. En efecto, la vecindad de los dos países y la gran extensión de su frontera constituyen una especie de mercado natural común para muchos bienes y un gran estímulo para el intercambio comercial por los bajos costos de movilización, la posibilidad de utilizar toda clase de medios de transporte, la flexibilidad en cuanto a volúmenes despachados y su periodicidad. Analistas han insinuado que el mercado venezolano podría reemplazarse con el mercado americano en virtud del TLC y con otros nuevos mercados. Mucho más sensato el ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero, quien expresó: “La estrategia de desarrollo del país no se cifra en el reemplazo de mercados sino en la ampliación de los mismos”. Presidente de Conif "Este infortunado suceso no debe significar la destrucción del patrimonio comunitario construido con tanto esfuerzo”.

Siga bajando para encontrar más contenido