Venezuela, a pesar de todo | Finanzas | Economía | Portafolio

Venezuela, a pesar de todo

A muchos no nos gusta el estilo pendenciero y controvertido del presidente Chávez de Venezuela y para ‘bajarle’ el tono creemos que es más un asunto de estilo personal y de espíritu tropical. Los fundamentalistas creen que decir eso es simplista así como se puede decir que los analistas y politólogos tienen una dosis de paranoia y fantasía en el manejo de una especie de ‘serpiente’ que supuestamente quiere extenderse con su poder del petróleo.

POR:
mayo 19 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-19

Para muchos colombianos es inaudito el manejo que el Gobierno del vecino país está haciendo de sus relaciones con E.U., pero en el fondo el asunto se explica más por una combinación de nuestro estilo ‘respetuoso’ y en extremo sometido a los intereses del imperio, que en muchas ocasiones no tiene una expresión amistosa en la misma línea por parte de ellos. Uno no explica -por ejemplo- lo que está pasando con el TLC, que luego de negociado se devuelve porque allá se cambian los textos y la actitud de nuestros negociadores limita con lo penoso. Gústenos o no, Chávez no es así. Pero volviendo al tema de Venezuela, la actitud de Colombia y en particular de sus empresarios no puede ser la de abstraerse de lo que está pasando en el vecino país. La verdad es que Chávez no tiene nada de comunista y lo que menos se puede es dar crédito a quienes dicen que está montando otra Cuba o aislandose del mundo. La recomendación es ver en vivo y en directo lo que está pasando al interior de Venezuela, para comprobar que sí se está dando un cambio social de una gran significación en muchos campos, que me atrevería a llamar una revolución en el mejoramiento de las condiciones de vida de su gente. Gústenos o no Chávez está sembrando en su gente el petróleo. En el momento se están construyendo sistemas Metro de transporte en Maracaibo y Valencia, la cuarta línea del Metro de Caracas, una gran hidroélectrica en Caruachi, se construye una línea férrea que une los Altos Mirpandinos con la capital, un gran puente sobre el río Orinoco, la modernización del aeropuerto de Caracas es ejemplar, los hoteles están repletos, todo esto sólo para dar unos ejemplos y E.U. es el principal inversionista en el país, en tanto que Venezuela tiene ocho refinerías y 4.000 estaciones de combustible en la sede del mismo imperio. Por eso, los colombianos deben tener una visión muy práctica de la situación del vecino país, pues no hay que decirse mentiras: podemos ganar mucho. Más bien hay que olvidarse un poco de las teorías fundamentalistas de algunos. Empresario exportador "La actitud de los empresarios colombianos, no puede ser olvidarse de lo que pasa en Venezuela”.

Siga bajando para encontrar más contenido