Venezuela: sistema energético pone en aprietos al Gobierno

Aunque el presidente Hugo Chávez culpa al clima por los racionamientos eléctricos, analistas consideran que el sector es obsoleto y carece de planificación y coordinación.

POR:
enero 18 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-18

La delicada crisis eléctrica que vive Venezuela, uno de los mayores productores de energía de Suramérica, se prolongaría más allá de este año si el Gobierno no resuelve la falta de coordinación y los problemas de planificación del sector.

Un programa de racionamiento de hasta cuatro horas, aplicado a partir de la semana pasada (y desmontado casi de inmediato), se sumó a algunos grandes apagones que han afectado a más de la mitad del territorio desde 2008, descubriendo de paso una crisis cuya raíz está en un creciente desbalance entre la oferta y la demanda.

"¿Que ha habido retardo en algunas obras? sí, es verdad. ¿Que hubo un manejo ineficiente en algunos espacios?, es verdad. Pero la causa única del racionamiento eléctrico es la sequía", aseguró el viernes pasado el presidente Hugo Chávez.

Al calor de la bonanza de los precios petroleros y de un crecimiento económico que se mantuvo durante cinco años, la demanda eléctrica ha aumentado sin cesar desde el 2002 para promediar 14.100 megavatios (MW) en 2009.

Aunque el Gobierno inauguró nuevas plantas termoeléctricas desde que asumió su dirección en 2007 -antes operaba bajo un esquema mixto de propiedad-, éstas no están funcionando a plena capacidad y la alta dependencia de la hidroelectricidad, que sustenta 70 por ciento del consumo, no se ha resuelto.

El fenómeno climatológico de 'El Niño' puso en jaque desde agosto la generación de hidroelectricidad, al reducir los niveles de agua de los embalses, y elevó la exigencia a las plantas termoeléctricas, que no han respondido con eficiencia.

El Gobierno finalmente oyó el clamor de los trabajadores y creó en noviembre el Ministerio de Energía Eléctrica a cargo del ex diputado Ángel Rodríguez, a quien Hugo Chávez destituyó el miércoles pasado.

"El problema eléctrico es la carencia de una planificación a tiempo", dijo Ángel Navas, presidente del sindicato que agrupa a los 28.000 trabajadores del sector, Fetraelec. "Se requieren medidas coordinadas".

La complicada cartera de Energía quedó en manos ahora de Alí Rodríguez, quien tendrá la difícil tarea de aglutinar a 14 empresas eléctricas en una corporación estatal, iniciar un plan de ahorro, acelerar la instalación de nuevas plantas y solventar trabas en transmisión y distribución.

Un parque obsoleto

Venezuela cuenta con 23.600 MW de capacidad eléctrica instalada que deberían otorgarle suficiente maniobra para atender un mayor nivel de demanda, pero la capacidad efectiva es mucho menor, estiman analistas locales. El 14 de enero la principal termoeléctrica del país, Planta Centro, sólo tenía una de sus cinco plantas en servicio. Incluso algunas de las plantas recientemente inauguradas, como Josefa Camejo en Falcón, uno de los estados más azotados por los cortes eléctricos, operan parcialmente por insuficiente capacidad de transmisión o carencia de combustibles.

"La gestión eléctrica se ha hecho tomando muchos riesgos, sobreexigiéndole al sistema y apostándole a la lluvia", dijo Miguel Lara, ex director de la Oficina de Operación de Sistemas Interconectados (Opsis) en Caracas.

Siga bajando para encontrar más contenido