Ventas de carros han caído 3,1 por ciento en lo que va de 2008, según Econometría

De acuerdo con la firma, que le lleva el pulso al mercado, detrás de ese bajonazo están, entre otros factores, los taxis y los vehículos comerciales de carga.

POR:
mayo 20 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-20

El freno en la venta de vehículos ha sido el segundo síntoma de la desaceleración de la economía del país sobre la que vienen advirtiendo diferentes observadores, tras el freno en la construcción de vivienda, que empezó a ser evidente en la segunda mitad del año pasado.

Desde finales de 2007, el ritmo de crecimiento de las ventas de carros venía cediendo, pero para el arranque de este año ya era claro que caían las ventas.

Inicialmente se dijo que en enero las ventas bajaban porque se comparaba contra enero del 2006, cuando se dispararon las ventas que se habían represado a la espera de una rebaja en el IVA que entró en vigencia ese mes. Sin embargo, con el correr de este año siguió la caída.

En marzo, la caída de las ventas fue de 13,57 por ciento, aunque seguramente se afectan por la Semana Santa. Y en abril ocurre todo lo contrario, pues hay un aumento de 9,7 por ciento en las ventas, pero se compara con abril del 2007 mes en el que fue la Semana Santa del año pasado.

Así, en resumen, los cuatro primeros meses muestran una caída 3,1 por ciento en las ventas de carros.

 

En lo corrido del 2008 se han vendido 75.342 unidades, mientras que en los primeros cuatro meses del año pasado ya iban 77.716 carros vendidos. En abril se vendieron 20.991 unidades que, de acuerdo con García, respondieron a las expectativas del sector, que registraría el presente año ventas por cerca de 250.000 unidades.

Las ventas de taxis llegan este año a 5.840 unidades, y han acumulado en el año una caída de 23,91 por ciento. Entretanto, los vehículos comerciales de carga, de los que se han vendido 6.879 este año, han caído 13,59 por ciento.

En taxis, este año se esperan ventas similares a las de 2005 y 2006, esto es alrededor de 21.000 unidades.

En automóviles, la caída en lo que va del año es de 1,37 por ciento, al comparar 40.721 unidades vendidas hasta abril de este año contra 41.285 el año pasado.

Para el gerente de Mercadeo de Kia Motors Colombia, Héctor Corredor, las menores ventas de 'amarillos' se debe a que el parque automotor, especialmente de Bogotá, no se está renovando con la celeridad que se requiere, no se cumplen las chatarrizaciones y las autoridades no autorizan nuevos cupos.

En opinión de García, este segmento tiende más bien a estabilizarse porque mientras al cierre de abril del 2005 solo
habían vendido 17.000 unidades anuales en junio del 2007 subieron a 26.000.

Para otros expertos, un alto número de empresas renovó parque automotor el año pasado mediante arrendamiento financiero, y hoy no lo hacen por las altas tasas de interés o no lo necesitan.

Mientras que para García ni las tasas de interés ni el nivel de desempleo son relevantes en la decisión de compra, para Corredor sí lo son y están afectando el mercado.

"El año pasado se vendían planes en los cuales los distribuidores asumían parte de los interés porque las tasas eran bajas, y hoy como son altas no se puede", agrega.

Sin embargo, este diario encontró que las financieras pagan a los vendedores comisiones del 10 por ciento del valor de cada crédito que, al tiempo que manejan tarjetas de puntos con las cuales los vendedores pueden redimir premios.

A esto se suma una creciente oferta de posibilidades de financiación, que incluyen la de no pagar el primer año, prestar el valor total del carro y extender el pago hasta en 76 meses y dentro de esto, muchas combinaciones posibles.

Recientemente, el superintendente Financiero, César Prado, advirtió que los deudores están dejando de pagar sus cuotas de crédito al tiempo que sus vehículos se desvalorizan.

En medio de todo, según Econometría, el carro siguen en las prioridades de los colombianos y calcula que en el país la brecha en el número de hogares (10 millones) se hace menor frente al de parque automotor, el cual estima en 2,7 millones.

Según García, gracias a la apertura económica que empezó a vivir en los años 90 el país, la representación de los importados pasó a cerca del 40 por ciento y hoy es cercana al 60 por ciento.

En los años 90 la participación de los importados era casi nulo porque las tres ensambladoras dominaban el mercado, y el carro era una inversión que subía en el tiempo mientras hoy sucede lo contrario.

Los importados también vienen hoy de un número mayor de países y con cientos de modelos que para las ensambladoras locales es difícil responder, pues no pueden cambiar sus trenes de producción tan rápido. "Sin embargo, hoy calculan bien la producción para ser eficientes".

Siga bajando para encontrar más contenido