Ventas de carros para trabajo mantienen ritmo alcista

Camiones subieron 107%; utilitarios, 11%; y carros de pasajeros, 27%. Pero los automóviles redujeron de 57,6 a 50,1% su participación en el mercado.

Finanzas
POR:
octubre 01 de 2012 - 02:30 a.m.
2012-10-01

Posiblemente el viernes se conocerá el comportamiento de las ventas de carros nuevos en el país correspondientes a los 9 primeros meses del año, y es factible que por segundo mes consecutivo muestren una desaceleración.

Lo anterior se debe, entre otras causas, al aumento de las tasas de interés para frenar la fiebre de consumo y que conllevó mayores exigencias por parte de las entidades financieras en la concesión de crédito.

También, a la errónea lectura que hicieron hace unos meses los potenciales compradores que creyeron que la entrada en ejecución del tratado de libre comercio (TLC) con Estados Unidos haría bajar más los precios, de por si impulsados por la revaluación, y que la anunciada reforma tributaria nivelaría también de inmediato el IVA para los carros ensamblados y los importados.

No sucedió ninguna de las dos cosas, porque no son inmediatas sino graduales, por lo que no pocos distribuidores de vehículos las responsabilizan de la baja en las colocaciones, llevándolos a pensar que a final de año no se podría batir el récord del 2011, que fue de 324.570.

Sin embargo, las cifras muestran que si bien las ventas de automóviles pasaron de representar al cierre de julio el 57,6 al 50,1 por ciento de las ventas totales de carros y cayeron otros segmentos, como taxis y pick ups, las de utilitarios aumentaron el 11,8 por ciento y las de camiones, el 107,1 por ciento.

Además, de estos dos últimos segmentos también subieron los de vanes y vehículos comerciales de pasajeros (buses y busetas), con 32,3 y 27 por ciento, respectivamente.

Las lecturas sobre el comportamiento disímil de las ventas de carros son varias, pero conducen a que la fiebre del compacto baja para dar paso a la de trabajo, que son los que adquieren personas y empresas para los negocios.

Paralelamente, el dinamismo que muestra el segmento de utilitarios se debe al auge de SUV, una subcategoría que por ser más grande que el vehículo tradicional anima a compradores con familias de cuatro integrantes o más, entre otros, porque, como se dice, ‘cabe hasta el perro’.

El director comercial de Toyota de Colombia, Édgar Hoyos, dice que aunque las ventas se están desacelerando, la empresa creció 5 por ciento a septiembre, porque están el segmento pick up y SUV.

SK Berge Colombia (Chrysler) también creció sus ventas a septiembre, el 7 por ciento, pero el gerente general, Andrés Aguirre, reconoce que el mercado se está contrayendo.

“Crecemos porque estamos en los segmentos de SUV y pick up, que se comportan mejor que los otros, y los consumidores son fieles a nuestras marcas, y no han disminuido su ritmo de compras”, explicó Andrés Aguirre.

La caída que muestran las ventas de los pick up en las estadísticas totales la atribuye Aguirre a que el año anterior no estaban incluidos en el pico y placa que rige en Bogotá, y a que sectores como el petrolero compraron la totalidad de las unidades que necesitaban. Por esa razón, este año disminuyeron las adquisiciones.

EXPECTATIVA

Camiones, volquetas y mulas bajan el ritmo.

El gerente de Navistar para Colombia, Manuel Barrios, sostiene que si bien las ventas de camiones, volquetas y tractomulas no crecen a tasas cercanas al 200 por ciento, como en el 2011, siguen siendo altas por la demanda del sector de la construcción.

“En cuanto a las tractomulas, sí vemos un menor ritmo por la baja en los precios del petróleo y el carbón, pero en septiembre observamos que hubo un mejor comportamiento de los pedidos”, agregó.

Rolando Lozano Garzón

Economía y Negocios