Ventas mensuales de industria automotriz brasileña bajaron 11%; es el primer retroceso en nueve años

En octubre, las retrocedieron por primera vez en nueve años. El Gobierno anunció medidas para intentar sacar del bache al sector.

POR:
noviembre 06 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-06

La industria automotriz brasileña vivió un octubre negro con la primera caída mensual de ventas (-11 por ciento) en nueve años, y la reducción de la producción (-1,3 por ciento) en relación al mismo mes del 2007.

El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Auotomotores (Anfavea), Jackson Schneider, advirtió no obstante que "todo hace pensar que noviembre será diferente a octubre y que cerraremos el año con una expansión importante tanto en producción como en el mercado interno".

Admitió que ante la caída de la demanda y el aumento de las existencias los fabricantes ya tomaron medidas para restringir la producción, como recorte de las horas extras y concesión de licencias.

En los últimos días se informó que General Motors (GM), Fiat, Honda, Volkswagen y Ford anticiparon licencias colectivas extraordinarias entre noviembre y diciembre para unos 25.000 trabajadores en Brasil. Además GM adelantó que estudia un plan de despidos voluntarios.

Pese a todo, el empleo en las plantas de montaje creció en octubre 0,2 por ciento con relación al mes anterior y 9,7 por ciento con relación a 12 meses atrás, para alcanzar un total de 113.056 trabajadores.

La participación de las ventas a crédito en el total de licenciamientos bajó de 65 por ciento a comienzo de año a 59 por ciento en octubre, con una pronunciada caída en las dos últimas semanas, detalló.

Ayuda estatal

El Gobierno brasileño ofrecerá créditos por 6.900 millones de dólares a pequeñas y medianas empresas y a la industria automotriz, a fin de garantizar la liquidez, la producción, las ventas y el empleo, informaron ayer fuentes oficiales.

La decisión fue tomada durante una reunión en la que participaron el presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, los ministros del área económica y miembros del Consejo de Desarrollo Social y Económico, un órgano de consultas del Gobierno.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, explicó que se abrirán líneas de crédito por 4.000 millones de reales (unos 1.900 millones de dólares) para el sector automotor, con el objetivo de que se asegure la financiación a los clientes.

Ese valor, equivalente a unos 100.000 automóviles, puede significar "muchos más" en la práctica porque las ventas financiadas se realizan con entregas iniciales (que puede ser autos usados), por consorcios, leasings y otras modalidades.

Además, otros 11.000 millones de reales (unos 5.000 millones de dólares) serán puestos a disposición de las pequeñas y medianas empresas, a fin de fortalecer el capital de giro de un sector que es uno de los grandes generadores de empleo.
La industria automotriz brasileña, una de las más pujantes y considerada la sexta del mundo, ha pisado el freno ante la crisis financiera global. Falta ver si las medidas adoptadas devuelven la velocidad a este sector.

Proyecciones para el fin de año

La venta de automóviles nuevos, nacionales e importados, cayó en octubre a 239.200 unidades, es decir se vendieron 11 por ciento menos que en setiembre pasado y 2,1 por ciento menos que en igual mes del 2007.

En los primeros 10 meses del año se han fabricado 2,92 millones de automóviles (+17,6 por ciento en relación al mismo periodo del 2007), y matri- culados 2,45 millones (+23,4 por ciento).

Pese a esas caídas, Anfavea mantiene su proyección de producir 3,42 millones de autos en el 2008 (+15 por ciento), y vender en el mercado interno 3,06 millones de unidades (+24,2 por ciento): 2,64 millones serían nacionales y 415.000 importados. 

Siga bajando para encontrar más contenido