Ver TV afecta cerebro de bebés

Los bebés de Estados Unidos ya tienen una televisión a su medida, BabyFirstTV, un canal que emite programación para los más pequeños de la casa durante las 24 horas del día y cuyo lanzamiento ha desatado un acalorado debate.

POR:
mayo 17 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-17

Los primeros en poner el grito en el cielo tras el debut del canal, que estará disponible en español en E.U. a finales de este año y busca salir al aire ‘en breve’ en España, han sido los responsables de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés). La AAP desaconseja que los niños menores de dos años vean la tele e insiste en que este tipo de iniciativas no harán sino agravar las ya alarmantes tasas de obesidad infantil en E.U. “No creo que sea una buena idea que los bebés de entre seis meses y tres años (grupo al que se dirige BabyFirstTV) estén delante de la TV”, explicó Kathleen Clarke, pediatra y miembro de la AAP. Añadió que “cuando los niños nacen tienen formados la mayoría de los órganos, pero el cerebro todavía no está desarrollado”. Según Clarke, “la mejor forma de estimular el cerebro es la interacción directa con los cuidadores y un ambiente en el que haya muchas texturas y juguetes interesantes”. Para la experta, “no existe un sustituto televisivo para ese tipo de interacción”. Sharon Rechter, cofundadora de BabyFirstTV y vicepresidenta ejecutiva de desarrollo empresarial, señala que “lo cierto es que los bebés ya ven la tele, tanto en E.U. como en otros países”. Un estudio realizado por la Kaiser Family Foundation indica que el 68 por ciento de los niños menores de dos años ve la televisión o vídeos a diario y que el 26 por ciento de los bebés tiene televisión en su cuarto. “Lo importante no es si ven o no la tele, sino lo que ven”, dice Rechter, quien hace hincapié en que “lo que resulta crucial es que los niños y sus padres interactúen”, algo que según la directiva busca BabyFirstTV. El canal incluye programas para que los niños aprendan palabras y colores y busca la estimulación sensorial mediante canciones. La programación nocturna incorpora, entre otras cosas, consejos para los padres y música para que los niños se queden dormidos. Pese a reconocer que los más de 40 programas han sido cuidadosamente planeados y cuentan con el asesoramiento de reconocidos pediatras, expertos en desarrollo infantil contemplan este nuevo proyecto empresarial con visible escepticismo. “No existen pruebas de que los vídeos para bebés tengan un impacto positivo en los niños, pero sí de que pueden resultar perjudiciales”, dijo Marie Evans Schmidt, investigadora Center on Media and Child Health de Boston. Efe

Siga bajando para encontrar más contenido