Verano hizo caer cosecha de maíz

Las pérdidas en la región Caribe, solo en los cultivos de este cereal, suman 330.000 toneladas.

Verano hizo caer cosecha de maíz

Bloomberg

Verano hizo caer cosecha de maíz

Finanzas
POR:
agosto 12 de 2014 - 12:55 a.m.
2014-08-12

En por lo menos 60 por ciento caerá la cosecha maicera de la región Caribe como consecuencia del verano que azota a esta zona.

Las pérdidas se calcularon en 330.000 toneladas, que a precios de mercado serían 200.000 millones de pesos, reportó el gremio de los cerealeros, Fenalce.

“Apenas se cosecharán 125.000 de las 545.000 que se producen en esa zona, dijo Henry Vanegas, gerente de Fenalce.

Las siembras del cereal se hicieron entre los meses de abril y mayo en condiciones normales para la época, en espera de la llegada de las lluvias, pero ya para junio comenzaron a padecer estrés por sequía, lo que imposibilitó que se desarrollaran.

Como consecuencia, los granos no se formaron y la mayoría de los cultivos de maíz se malograron. Este fue el reporte entregado ayer por Fenalce:

En Córdoba, de unas 240.000 toneladas de grano que se esperaban producir, la merma estimada es de 100.000 toneladas.

El norte del Cesar, que venía registrando un buen crecimiento en áreas de maíz, con siembras superiores a las 20.000 hectáreas, principalmente de maíz blanco, dejará de cosechar unas 75.000 toneladas, mientras que en el sur de La Guajira, donde se habían incrementado las áreas a 15.000 hectáreas, la pérdida es total.

En el resto de la región Caribe, Sucre, Bolivar, Atlántico y Aguachica en el Sur del Cesar, el verano ha hecho que los productores opten por dejar ganado a los lotes de maíz; allí dejarán de cosecharse otras 100.000 toneladas.

Fenalce ya alertó de esta situación al Gobierno, pues la coyuntura actual además del verano, se suman las bajas cotizaciones del cereal en el mercado internacional, sobrecostos en control de plagas y sistemas de riego, lo que llevará a los agricultores a la quiebra.

“Tratándose de un producto agroalimenticio base de la seguridad alimentaria y ante lo extraordinario de la situación, se requieren medidas gubernamentales que apoyen al productor, el trabajo rural, la economía familiar campesina, diseñar e implementar programas de estabilización de precios y de alivio a la deuda de los productores”, concluyó el gerente de Fenalce.