Un veterano de las finanzas recomienda la cautela

A sus 89 años, Peter Bernstein ha vivido casi todas las crisis del último siglo. Esta sería la peor desde la década de los 30

POR:
mayo 02 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-02

Peter Bernstein ha presenciado casi todas las crisis financieras del último siglo.

De niño, vio a su padre, un administrador de fondos, sufrir la Gran Depresión. Como gestor financiero, consultor e historiador de las finanzas, Bernstein tuvo que lidiar personalmente con la recesión de 1958, los mercados bajistas de la década del 70, el crash de 1987, la crisis de las instituciones de ahorro y préstamos de fines de los 80 y el estallido de la burbuja tecnológica de 2000-2002.

La crisis actual, opina Bernstein, es la peor que ha visto desde la Gran Depresión y amenaza con enturbiar los mercados hasta después de 2009, mucho más tiempo de lo que muchos anticipan.

Según Bernstein, quien ha escrito libros tales como Against The Gods: The Remarkable Story of Risk, (algo así como Contra los dioses: la asombrosa historia del riesgo), hay dos culpables. Uno es el abuso de la titularización ¿la tendencia de los bancos a retener menos préstamos en sus libros y, en su lugar, convertirlos en valores que se venden a otros inversionistas.  El segundo es la acumulación de los años de sobreendeudamiento de las instituciones financieras y los consumidores.

Bernstein tiene esperanzas de que la intervención de la Reserva Federal de EE.UU. impida la defl ación y la depresión pero asegura que no hay garantías de ello. A continuación, algunos apartes de la entrevista:

WSJ: Aparte de la titularización, ¿cuáles fueron las principales causas del problema?

Bernstein: Sin tanto endeudamiento, uno no se mete en este embrollo.  Fue provocado principalmente por los fondos de cobertura, los cuales no fueron regulados ni por el gobierno, ni por sus dueños, quienes les dieron a sus gestores directrices muy amplias. Fue una falsa ilusión.  Fue como decir: "Estoy haciendo algo peligroso, pero debido a quien soy y a lo inteligente que soy, no me va a perjudicar".

Cuando se piensa en cómo resultará todo esto a largo plazo, creo que por mucho tiempo vamos a tener una economía extremadamente reacia al riesgo.

La lección ha sido aprendida dolorosamente. Ese es parte del problema de aquí en adelante. No hay una solución de alto crecimiento para salir de esta crisis como la ha habido en otros tipos de crisis.  No tenemos un comienzo poderoso, donde el ciclo de negocios se ve como una "V". Aquí, la forma del ciclo de negocios es como una "L", donde se baja y no se vuelve a subir... 

La razón es que la gente no va a caer de vuelta en estos excesos. 
Todos se dirán: "Soy demasiado inteligente para volver a hacerlo". 

Y todos los demás dirán lo mismo.  Será, de hecho, un entorno maravilloso para tomar riesgos, porque no habrá ningún exceso.

Soy hijo de la Depresión y estoy pensando en lo que fueron los primeros años después de la Segunda Guerra Mundial. Tardó un tiempo largo borrar el recuerdo de la Depresión de las decisiones de negocios y, ciertamente, de las decisiones bancarias. Pienso que esto va a ser igual.

La Fed, asimismo, será menos incisiva y va a tener menos claridad sobre los próximos pasos a seguir.  Una de las cosas que les permitió a los inversionistas asumir riesgos era una sensación de que los bancos centrales sabían lo que estaban haciendo. No creo que los inversionistas vuelvan a sentir eso.

WSJ: Usted señaló que puede ser hora de asumir riesgos, puesto que todos serán reacios a éste.  ¿Qué tipos de inversiones serán las grandes ganadoras?

Bernstein: Las cosas que más han sido vapuleadas, que serían los bienes raíces. Pero pienso que los bienes raíces van a estar bajo una nube espesa por mucho tiempo, y no puede comprar propiedades en efectivo, es demasiado dinero.  Creo que tiene que optar por el mercado de acciones. Si la situación mejora, las bolsas subirán, y si empeoran, las bolsas van a estar muy afectadas. Pero es un lugar en el cual, si se quiere tomar riesgos, hay una amplia variedad de opciones.  Por eso es que tengo acciones [además de otras inversiones], porque no sé cuándo tocaremos fondo, y quiero estar expuesto a todo tipo de posibilidades que me pueda imaginar.  Y, por lo menos, si uno elige los valores bursátiles y se equivoca, se puede rectificar. Hay una cierta liquidez. Las acciones nunca se pusieron baratas, pero tampoco enloquecieron como otros activos.

WSJ: ¿Cuánto cree que tardará todo este proceso antes de que volvamos a la normalidad?

Bernstein: Más de lo que se piensa.  La gente que cree que saldremos de esto en 2009 se equivoca... Si ese no fuera el caso, mi mensaje sería totalmente distinto. Estaría hablando de la gran oportunidad que tenemos. Pero la verdad es que no creo que haya una oportunidad.

Quedan demasiadas cosas por resolver.

WSJ: ¿Qué tipo de indicios busca como signos de que la economía va a mejorar y que las acciones y el mundo de las inversiones están a punto de salir a flote?

Bernstein: De alguna manera, el problema inmobiliario tiene que por lo menos disminuir. Mientras eso persista, creo que la presión sobre el sistema crediticio va a seguir.  Es el indicador principal. Es donde empezó el problema. Tenemos que sostener a los consumidores.

Por eso es que esto es diferente a todo lo que hemos visto
hasta ahora. Antes, era la inversión la que formaba la "V" en el fondo del ciclo de negocios.

No creo que la inversión repunte sin una señal de los consumidores.  Tal vez otros países nos ayudarán, sirviendo como un sustituto del consumo local. Quizás.

Pero no creo que hagan lo suficiente, y tal vez estarán demasiado afectados por nosotros para hacerlo.

Pero quizás el crecimiento en Asia nos ayude. Lo de Asia me entusiasma mucho.

Siga bajando para encontrar más contenido