De una vez por todas | Finanzas | Economía | Portafolio

De una vez por todas

Hace pocas semanas en esta columna me había referido a la necesidad de que el Alcalde de Bogotá asumiera una actitud firme en relación con los transportadores que estaban ocasionando situaciones tan inaceptables, como la de tener una obra tan importante como la de la troncal de Transmilenio por la NQS completamente subutilizada. Las artimañas y dilaciones empleadas por estos pretendidos empresarios han impedido que la ciudadanía se beneficie de algo a lo que tienen derecho todos los bogotanos, como es el de la mejora en la movilidad.

POR:
mayo 08 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-08

En la semana que pasó el atropello a la ciudadanía llegó a un punto muy alto cuando, acudiendo a las vías de hecho, pretendieron paralizar a Bogotá buscando exclusivamente el beneficio particular. Se trataba de un pulso con las autoridades distritales que, en el caso del Alcalde, revestía un reto aún mayor por tener entre estos señores a algunos de quienes habían contribuido financieramente a su campaña. Por todo ello, es muy satisfactorio ver que el Alcalde no dudó en mantener una posición firme, de total rechazo, al chantaje que pretendían realizar y evitó que la ciudad hubiera tenido un inmenso retroceso. Igualmente valioso fue el apoyo de muchos políticos y, en especial, del Gobierno nacional en cabeza del presidente Uribe. Esta era una situación en la que los políticos hubieran podido hacer demagogia perversa apoyando a los transportadores y seguramente a eso le apostaron. Afortunadamente la inmensa mayoría de los políticos mostraron que entienden la importancia del interés general y rechazaron lo sucedido. Fue muy importante ver incluso a dirigentes del Polo como Navarro, o el candidato Gaviria respaldando la actitud del Alcalde. Desafortunadamente hubo otros de sus copartidarios con posiciones mucho más equívocas. De todas maneras, lo que queda claro es que los bogotanos no pueden renunciar a su derecho a movilizarse en condiciones cada vez más aceptables y esto sólo se logrará cuando se puedan desarticular estas verdaderas mafias del transporte que, como se ha visto, no tienen escrúpulo alguno para armar ‘carruseles’, para eludir la congelación del parque automotriz o generar este tipo de situaciones para vender a precios exagerados la chatarra circulante. Estas maromas afectan no sólo a los usuarios del transporte sino a todos los bogotanos que, en últimas, tendrán que sufragar los costos que de allí se desprendan. Bien por el Alcalde, bien por el Presidente, bien por los políticos que no cayeron en la tentación de la demagogia pero, sobre todo, bien por los bogotanos que se han apropiado de su ciudad, que están dispuestos a defender lo que se ha avanzado y que han tenido la paciencia para soportar las incomodidades sin entrar a pedirle al Alcalde que cediera al chantaje que pretendían hacer quienes se empeñan en evitar que el país progrese. De una vez por todas, el interés de los bogotanos tiene que prevalecer sobre el interés de estos sujetos. Presidente de Asocaña "Bien por el Alcalde, bien por el Presidente, bien por los políticos que no cayeron en la tentación de la demagogia” . Ex ministro de Hacienda

Siga bajando para encontrar más contenido