Vía a Buenaventura estaría terminada a finales del 2016

Las obras de la troncal se están entregando gradualmente, empezando por la doble calzada a Girardot. Los tramos más demorados están en El Túnel de La Línea y en la entrada al puerto.

Vía a Buenaventura estaría terminada a finales del 2016

Archivo Portafolio.co

Vía a Buenaventura estaría terminada a finales del 2016

POR:
abril 05 de 2014 - 10:57 p.m.
2014-04-05

La doble calzada entre Bogotá y Buenaventura, troncal sobre la cual circulan cerca de 15 millones de toneladas anuales, el 40 por ciento de la carga de comercio exterior diferente a hidrocarburos y minería, estaría terminada a finales del 2016.

“Bogotá-Girardot estaría prácticamente lista en Semana Santa; el Invías sigue avanzando con los trabajos en el Túnel de La Línea, y el corredor al puerto de Buenaventura lleva un avance del 40 por ciento y proyectamos que esté finalizado en el 2016”, afirmó el viceministro de Infraestructura, Carlos García al concluir el viernes pasado la revisión de varios de los tramos.

Con la culminación de los 525 kilómetros que incluyen los actuales proyectos en concesión y obra pública, como la tan esperada doble calzada de la capital a Girardot, pasando por el interminable túnel para cruzar la cordillera central y la crucial vía Buga-Buenaventura, se agilizará el tránsito de carga, lo cual se verá reflejado en menores tiempos de viaje y disminución de los costos de los fletes.

En la actualidad, “por el atraso que han tenido esas obras, y la mala calidad de las vías por los derrumbes y la minería ilegal”, según la Andi, se generan unos sobrecostos superiores al 20 por ciento.

Es por esta razón que Édgar Higuera, gerente de logística, transporte e infraestructura del gremio de los industriales, afirma que “la programación y la ejecución han sido un desastre”, debido a que “los primeros contratos que se firmaron no fueron favorables para el Estado y eso es lo que nos ha tenido emproblemados”. Recomienda que una vez se entreguen las obras se cree una gerencia de gestión del servicio en la troncal para que haya un doliente del Estado que revise cómo van las carreteras.

Teniendo en cuenta el peso que tiene Buenaventura sobre el comercio exterior, la Cámara Colombiana de Infraestructura en distintas oportunidades ha recomendado la construcción de un corredor férreo para atravesar la cordillera.

La iniciativa aumentaría la competitividad, pues las carreteras que se entregan tienen pendientes muy altas, cercanas al 11 por ciento, que reducirían las velocidades de los camiones y aumentarían los costos de combustibles y el desgaste de los vehículos.

“Con ese túnel férreo de aproximadamente 20 kilómetros se bajarían los costos de transporte y logísticos en 30 por ciento”, asegura Higuera.

En cuanto a las entregas de obras, durante Semana Santa, el contratista entregará los últimos 3 kilómetros que le faltan a la doble calzada entre la capital y Girardot, después de 9 años y varias expropiaciones prediales.

Los 117 kilómetros que comprenden la vía fueron el principal dolor de cabeza de los tres ministros de Transporte del gobierno Santos. La actual jefe de la cartera, Cecilia Álvarez-Correa, impulsó la ley de infraestructura que permitió la negociación de 60 predios para poder finalizar la vía. Al siguiente tramo, el que va hasta Ibagué, el concesionario San Rafael, uno de los más adelantados, solo le falta finalizar las obras correspondientes a la variante de Gualanday, que ya alcanza un avance de 81 por ciento.

El Invías tiene uno de los sectores más importantes de la troncal que van al puerto, el de Cajamarca (Tolima) y Calarcá (Quindío), donde se realizan las obras del Túnel de La Línea. El proyecto está compuesto por 29 puentes, que suman 3,5 kilómetros y 23 túneles pequeños que unidos suman 3,6 kilómetros de longitud.

La obra completa reducirá en 11 kilómetros el trayecto con respecto a la antigua ruta.

La megaobra, debido a problemas geológicos, estaría terminada a mediados del 2015, según el director del Invías.

El último tramo para llegar al puerto de Buenaventura empieza en Buga y se divide en varios contratos, algunos de los cuales son de obra pública (Invías) y otros por concesión (ANI).

Allí, la Ministra de Transporte entregó la semana pasada el par vial de Yotoco, una obra de 6,5 kilómetros de longitud y cuya inversión supera los 65.000 millones de pesos.

También se pusieron en servicio 6 kilómetros de doble calzada ubicados entre Citronela y Altos de Zaragoza, trabajos que costaron 60.000 millones de pesos.

En dos semanas se inaugurarán dos túneles de 630 y 950 metros lineales, respectivamente, entre Buga-Loboguerrero y Loboguerrero-Cisneros.

El Gobierno buscará finalizar los tramos faltantes con el proyecto Buga-Buenaventura, que incluye una segunda calzada y una variante, y luego entregar el mantenimiento de la vía en concesión.

EL TÚNEL DE LA LÍNEA, EN EL 2015

Durante el primer trimestre de este año, los rendimientos en los trabajos del Túnel de La Línea han sido muy bajos, debido a los problemas geológicos.

Así lo afirmó el director del Invías, Leonidas Narváez, quien relata que por la falla en la zona de La Soledad el nivel de excavación del túnel principal, de 8,8 kms, lleva un avance en la parte superior de 96 por ciento y en la parte inferior, del 90 por ciento. Sin embargo, señala que se ha avanzado en el revestimiento en concreto hidráulico. La próxima semana se sacarán a licitación las obras anexas, los accesos a Calarcá y la doble calzada de Quindío con el intercambiador Américas, por 88.000 millones de pesos.

La excavación se terminaría en septiembre de este año y en noviembre, el revestimiento.

Lo más demorado será la instalación de los equipos electromecánicos (luces y ventiladores), que harían que el proyecto finalice su construcción hacia mediados del 2015.

Christian Pardo Q.

chrpar@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido