'Viable entregar tercer canal si hay un solo proponente', dijo Eduardo Osorio, miembro de la Cntv

Nombrado hace dos meses como miembro de la Comisión de Televisión, en representación del Gobierno, asume posturas frente a varios de los temas clave para el país como la adjudicación del tercer canal.

Finanzas
POR:
abril 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-23

Este bogotano, de 45 años, abogado del Externado de Colombia y especializado en derecho administrativo, asegura que su vinculación durante 20 años con entidades públicas relacionadas con las telecomunicaciones le da autoridad para ocupar este cargo.

¿Qué tan importante es para el país tener un tercer canal?

La Comisión tiene que garantizar un principio fundamental que es el pluralismo informativo, y en la medida en que la gente tenga una mayor cantidad de fuentes de información, nosotros estamos cumpliendo con ese principio.

En la encuesta más grande que se ha hecho en Colombia sobre televisión, se concluyó que la gente tiene la necesidad de un nuevo canal, de ampliar la oferta de contenidos y tener mayores oportunidades de trabajo.

¿La coyuntura electoral vicia el proceso de otorgamiento de la licitación antes de finalizar el Gobierno Uribe? ¿Qué tienen que ver los resultados de unos comicios con el proceso de entrega, por parte de la Comisión, que es una entidad completamente autónoma, de un medio de comunicación?

Si bien hay participación del Gobierno Nacional, también hay participación de otros organismos. Esta autonomía le resta cualquier influencia de tipo político que vaya a empañar la transparencia en un proceso como este.

¿Qué hace falta?

Esta semana quedó abierto nuevamente el proceso licitatorio para que los interesados hagan sus observaciones desde el punto de vista jurídico. Estas se incluyen, se publican los pliegos definitivos, se hace una audiencia de aclaraciones, y se abre formalmente la licitación para que se presenten las ofertas. Se cierra y se hace la adjudicación mediante subasta, en audiencia pública. Eso será aproximadamente en julio. Esta fecha es posterior a las elecciones. Nos dicen que el proceso se debe adjudicar después de elecciones y, en efecto, se hará así. Es absolutamente imposible desde lo técnico que el tercer canal salga al aire antes de la segunda vuelta presidencial.

¿Si hay un solo oferente es viable que se le asigne el tercer canal?

Totalmente. Yo, como abogado, hice un test del tema, porque hay un decreto, el 3474 de 2008, que expresamente lo señala. Que en el evento de que exista un proponente habilitado, es decir que cumpla con todos los requisitos y condiciones, la entidad debe adjudicar. Eso lo dice la ley.

Hay críticas frente a que los contenidos actuales de televisión sólo aportan morbo y drama. ¿A qué le apunta usted como comisionado?

Una de las mayores responsabilidades de la CNTV tiene que ver con los contenidos, porque la televisión es un servicio público, independientemente de que sea prestado por los particulares o por el Estado.

La CNTV viene trabajando desde el año pasado en un proyecto para reglamentar los contenidos, enmarcado dentro de los principios que la ley establece, porque su responsabilidad es esa.

Esto, sin desconocer que existe una televisión comercial prestada por unos operadores privados que tienen un margen de libertad frente a armar su parrilla de programación. Ellos tienen que ceñirse a una reglamentación y al tratamiento de sus temáticas en unas franjas de audiencia infantil, familiar y adultos. Obviamente, si eso se incumple, la CNTV hace una investigación frente a eso y, si hay incumplimientos, se impone una sanción.

¿A qué se le abriría espacio en los nuevos contenidos?

Básicamente, a garantizar el cumplimiento de que sea una televisión útil, una televisión que vaya un poco más allá de ese ánimo comercial, sin desconocerlo, pero que sea una televisión responsable con unos contenidos de utilidad para el destinatario final, que es el televidente.

¿Qué otra misión tiene en su papel de comisionado?

Como hay un 8 por ciento de la población colombiana que no recibe señal de televisión de ninguna clase, mi despacho va a trabajar en implementar un sistema de recepción de esa señal a través de antenas y receptores satelitales, lo que se llama el DTH, Televisión Directa al Hogar. Es un proyecto diseñado a 10 años, con un costo de 25 millones de dólares.