Viaductos La Estampilla ganaron premio de ingeniería; obstrucciones en el Eje Cafetero no ocurrirán de nuevo

Premio Nacional de Ingeniería 2009 quedó en manos del ingeniero Gregorio Rentería Antorveza, proyectista y diseñador estructural del proyecto que hace parte del grupo Construcción Autopista del Café.

POR:
mayo 29 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-29

Este viernes, en la sede de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, en Bogotá, se entregó el galardón a Rentería.

Además de Rentería también se hizo un reconocimiento al grupo de ingenieros del Instituto Nacional de Concesiones (INCO), que a través de los viuaductos fueron los primeros en montar aisladores sísmicos de péndulos por fricción a un puente en América Latina. Rentería habló con EL TIEMPO del proyecto.

¿Cómo se beneficia la zona en la que se construyeron los viaductos?

El beneficio está en que fueron proyectados para evadir la acción del legendario derrumbe de La Estampilla, el cual, desde la construcción de la carretera en 1965, ocasionó infinidad de deslizamientos en época de lluvias con la consecuente interrupción del tráfico entre Pereira y Manizales.

Esto llevó al entonces Ministerio de Obras Públicas y posteriormente al Invías, a hacer grandes inversiones para estabilizar el derrumbe. Hoy, si se activa de nuevo el desastre, los flujos de la masa de suelo deslizada pasarán bajo el viaducto y el tráfico nunca se suspenderá.


¿Cuánto se invirtió?

El costo de la construcción de los Viaductos de la Estampilla y la estabilización del anexo deslizamiento de la Estampillita ascendió 25.000 millones de pesos.

¿Cuáles son las características del proyecto?

Se construyeron dos viaductos curvos a desnivel entre ellos, con dos luces centrales de 80 metros de longitud y dos voladizos para llegar a sus estribos, terminando -cada uno de ellos- en una longitud de 250 metros. Cada puente tiene capacidad de dos carriles y bermas en un sentido de tráfico.

Aunque se trata de una explicación muy técnica, vale destacar que bajo los viaductos se encuentran dos fallas geológicas activas que hacen parte del conjunto de fallas El Romeral; para garantizar la estabilidad del proyecto se tuvo que utilizar aisladores de péndulo por fricción, que generan desplazamientos de la superestructura y, a la vez, liberan la energía proveniente del sismo.

Vale destacar que el paso de La Estampillita se manejó con la remoción del suelo bajo el nuevo trazado vial en estado de deslizamiento y con la posterior construcción de una barrera de retención en grava reforzada y de un terraplén reforzado mecánicamente con geomalla. Bajo el material del terraplén y en alturas intermedias se intercalaron capas de material de filtro que fueron conectadas a la red de drenaje que cubre toda el área afectada, además, múltiples drenajes horizontales de 50 metros. Con estas obras se logró la estabilización de la ladera.

¿En medio de la crisis, cuáles fueron los inconvenientes que tuvieron que sortear para sacar adelante la obra?

La construcción de los Viaductos de La Estampilla y el paso de La Estampillita se llevaron a cabo sin contratiempos, ya que la Concesión Autopistas del Café contaba con todos los recursos financieros de manera anticipada y en consecuencia, la crisis no tuvo afectación alguna en el desarrollo de la obra.

¿Con su puesta en marcha qué aporte en términos económicos le esperan a la región?

Todos en el país somos conscientes de los problemas económicos que afectan las regiones cuando en las épocas de lluvia se generan los derrumbes que interrumpen el tráfico.
Los ejemplos son múltiples a lo largo y ancho del país.

Este proyecto garantiza para el Eje Cafetero que las obstrucciones de la vía del pasado y que generaban pérdidas económicas no se volverán a presentar. Un flujo vial permanente genera ritmos de comercio estable y los cierres de las vías generan traumatismos que difícilmente pueden ser medibles en aspectos económicos.

gabflo@eltiempo.com.co
 
Se entregaron menciones de honor

La Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI) también otorgó dos menciones de honor al Premio Nacional de Ingeniería.

La primera de ellas fue para el Ingeniero Luis Carlos Sarmiento Angulo por su aporte a la educación y formación de los ingenieros colombianos. Se reconoció, además, su labor como gestor y promotor del edificio de ciencia y tecnología de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá.

La segunda mención fue para el Ejercito Nacional Arma de Ingenieros Militares por el proyecto vial que -según la SCI- "materializa y representa el anhelo de integración y apertura de fronteras, uniendo a Colombia y Venezuela desde el departamento de Arauca, promoviendo así la interacción social, política y económica del país".

Siga bajando para encontrar más contenido