Viaje sin regreso

Viaje sin regreso

POR:
mayo 13 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-13

La noticia fue tan sorpresiva, que los colombianos no supieron como reaccionar. Quizás esa sensación de desconcierto fue el único parecido entre el grueso público y los jefes paramilitares que acabaron siendo extraditados con destino a los Estados Unidos al filo de la madrugada de ayer. Porque la verdad es que ni unos ni otros esperaban una decisión tan radical, en torno a un tema que se había convertido en un irritante permanente.

La razón es que más allá de las promesas y de los esfuerzos hechos, era cada vez más evidente que las actividades delincuenciales de los dirigentes de las autodefensas continuaron desde la cárcel. Como si eso fuera poco, todos hicieron caso omiso de reparar a los miles de afectados que dejaron durante años de crímenes, burlándose de la generosidad de un país dispuesto a aligerar el peso de la justicia a cambio de la verdad y la reparación. Y no solo eso. Conscientes del peso de su testimonio, los 'paras' tejieron un manto de duda sobre la clase política, desconociendo que junto a manzanas podridas, también hay legisladores honestos. Por tales razones, la decisión fue la correcta. Desde las prisiones estadounidenses los extraditados no podrán mantener sus organizaciones y pagarán una pena acorde con sus delitos. Eso no exime al Gobierno de buscar la reparación de las víctimas, una posibilidad más real que cuando los victimarios seguían en Colombia.

Siga bajando para encontrar más contenido