Víctor Mosquera Chaux

Víctor Mosquera Chaux

POR:
noviembre 05 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-05

Hace diez años fallecía el ex presidente de la República y líder liberal caucano Víctor Mosquera Chaux. Ampliamente conocido por su figuración política (32 años en el Congreso, 1947-51/1958-86), férrea defensa de las FF.AA. y posición ‘dura’ frente a la guerrilla, lo es menos por su dimensión visionaria y de hombre de Estado. Entre sus críticos frecuentes en el Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric), pocos sabían de su histórico ‘Proyecto de Ley sobre Fomento Agropecuario en las Parcialidades Indígenas’, presentado hace ya medio siglo, y abogacía por una orientación indigenista del ordenamiento público. Siendo Gobernador del Cauca en 1959-60, en la época de las Repúblicas Campesinas del Cauca, Huila, Cundinamarca y Tolima, se adelantó cuatro décadas a la Política de Seguridad Democrática. Combinando presión militar con inteligencia de las comunidades y compromisos amplios de reinserción social, logró la lealtad de figuras clave de la guerrilla y su colaboración activa con el restablecimiento de la paz regional. Tres décadas más tarde, como embajador del presidente Virgilio Barco en Washington, hizo suya la tesis de la ‘enfermedad holandesa’ para explicar el ingente costo neto de la ‘narcoeconomía’ para Colombia y la resultante inseguridad alimentaria para las zonas de cultivos ilícitos (Smithsonian, diciembre/88). Con planteamientos originales, contribuyó a la ‘cosecha’ de la histórica cumbre de Cartagena (febrero/91) entre los presidentes George H. W. Bush, Alan García de Perú y Jaime Paz Zamora de Bolivia sobre la lucha contra las drogas, incluido el ‘desarrollo alternativo’, ámbito de otra importante iniciativa parlamentaria suya de los años setenta. Fue destacado su rol en la gestación del Atpa. Mosquera Chaux concertó con otros embajadores andinos el cabildeo de Colombia a favor del proyecto original, del representante republicano Tom Campbell de California, en una época de marcado ‘andino-escepticismo’ oficial. Cuando se presentó, en octubre/90, el Atpa, dejaba por fuera las flores, por presión de los floricultores de California. Contrariamente a lo que pasó con buena parte de la negociación del TLC, la Embajada de Colombia supo manejar la llamada ‘caja negra’ (órgano de coordinación interinstitucional del comercio de E.U., con autoridad para tomar decisiones políticas) mediante el cabildeo simultáneo y coherente de sus integrantes (Ustr, departamentos de Estado, Comercio, Agricultura, Tesoro y Trabajo…). Todos recibieron el mismo mensaje: sin flores, Atpa nacería en la irrelevancia, al cubrir apenas 1 % de nuestro valor exportado. Con flores, la cobertura se elevaría al 7,4%. Tras verificar estas cifras, E.U. incluyó las flores. Mosquera Chaux usó el mismo cabildeo para restablecer la presencia institucional de Aphis (contraparte del ICA) en Colombia, como prerrequisito para lidiar las restricciones fito y zoosanitarias de E.U. Poco afecto al librecambismo, advirtió con todo la importancia de que Colombia se posicionara, tras México y junto con Chile, como el siguiente socio de E.U. en un TLC afín al firmado con Canadá en 1988. En tantos frentes críticos para nuestro futuro, resalta la permanente actualidad del pensamiento de Mosquera Chaux en la Colombia del siglo XXI. Tomás Uribe M. Consultor Internacional Mosquera Chaux usó el mismo cabildeo para restablecer la presencia institucional de Aphis en Colombia”.

Siga bajando para encontrar más contenido