VICTORIAS CON SABOR LATINO

El protagonismo y aportación de los atletas latinoamericanos es ya una realidad en los deportes profesionales de Estados Unidos y camina de la mano de la importancia que la comunidad hispana adquiere año tras año dentro de la misma sociedad.

POR:
septiembre 24 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-24

El exclusivo club de los propietarios de un equipo de la NBA dejó de ser algo prohibitivo para una minoría como la hispana después que el empresario de origen cubano Alex Meruelo, de 48 años adquirió los Hawks de Atlanta, donde también juega el pívot dominicano Al Horford, convertido ya en uno de los hombres franquicia. El cantante Julio Iglesias tiene acciones en el equipo de los Heat de Miami, pero Meruelo se hizo con la propiedad de los Hawks y del Philips Arena, el pabellón donde juega el equipo, para prometer que quiere llevar a Atlanta a un título de liga. Meruelo fundó la cadena de restaurantes llamada Pizza Loca. Más tarde creó Meruelo Group, un holding que gestiona en la actualidad tanto la cadena de restaurantes como diversos negocios relacionados con la construcción, ingeniería y la distribución de comida asiática, así como un hotel-casino en Reno (Nevada) y una emisora de televisión en Los Ángeles. Alex Meruelo se une al empresario de origen mexicano Arturo Moreno, dueño del equipo Los Angelinos de Los Ángeles, que milita en el béisbol profesional de la Liga Americana, y que fue el primer latino en conseguir la propiedad de un equipo profesional en Estados Unidos. PROTAGONISMO LATINO EN LA NBA Y NFL La NBA también tuvo como protagonista latino durante la temporada 2010/11 al base puertorriqueño José Juan Barea, que se convirtió en jugador reserva clave en el primer título de campeones de la historia de los Mavericks de Dallas, al ganar en las Finales a los Heat de Miami. Barea, de 27 años, con su estilo de juego explosivo en ataque y su rapidez, fue decisivo a partir del tercer partido de las Finales cuando los Mavericks cambiaron el rumbo ganador a su favor para superar a los 'Beach Boys' de los Heat. La NFL hizo justicia con Ron Rivera, un ex jugador, ganador del Super Bowl, en 1985, y entrenador defensivo de los Bears de Chicago, que a sus 49 años se convierte en el tercer técnico en jefe hispano dentro del deporte pasatiempo de Estados Unidos después que los Panthers de Carolina lo eligieron como máximo responsable del equipo. Rivera se une a Tom Flores y Tom Fears como los tres hispanos que han alcanzado el honor de estar al frente de un equipo de la NFL. Flores dirigió a los Raiders de Oakland, con los que ganó dos títulos de Super Bowl y a los Seahawks de Seattle, mientras que Fears estuvo al frente de los Saints de Nueva Orleans. Junto a Rivera, otro hispano que triunfo en la NFL volvió a ser el mariscal de campo de origen mexicano Mark Sánchez, que en su segunda temporada como profesional volvió a ser clave para que los Jets de Nueva Jersey llegasen a disputar de nuevo el título de la Conferencia Americana. - El béisbol no se queda atrás Más protagonismo y triunfos lograron los peloteros hispanos dentro del béisbol profesional, donde esta vez destacaron los lanzadores, el venezolano Félix 'El Rey' Hernández, de los Marineros de Seattle, ganador del premio Cy Young de la Liga Americana, y el relevista dominicano Neftalí Feliz, de los Vigilantes de Texas, que fue el Novato del Año. Hernández, de 25 años y nativo de Valencia (Venezuela), se unió a Johan Santana, para ser el segundo lanzador criollo. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido