Video en la red pone en riesgo a TV

Una avalancha de imágenes a pedido, películas, programas o videoclips, que unen televisión e Internet y disponibles con solo un ‘clic’ en todo tipo de pantallas, desde el ‘home cinema’ hasta el teléfono portátil, pronto dejarán en la historia a la vieja y querida televisión clásica.

POR:
abril 26 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-04-26

Internet y sus innumerables películas o programas para descargar podrán ser vistos, con muy buena calidad, en una televisión: al menos eso es lo que ya permiten decodificadores como el Apple TV, lanzado el 21 de marzo por el grupo Apple, o el decodificador-grabador del grupo TiVo, aliado al sitio Amazon.com. La tecnología todavía no es perfecta (una hora para trasladar una película de internet al TiVo) y otro punto débil es que Amazon y iTunes ofrecen solo las películas que algunos estudios de cine aceptaron acordar con ellos. Además, cada aparato está vinculado a un solo sitio, TiVo con Amazon, y Apple con iTunes. El interés de estas primeras ofertas sigue siendo así limitado. Pero la tecnología está allí, pronta para recibir la oferta. Es lo que debería permitir, por ejemplo, hacia mediados de 2007, el artefacto SlingCatcher anunciado por el grupo Sling Media. Transmitirá a una televisión todo el contenido de video de la red o de una computadora, sin limitarse a medios asociados, con todos los litigios en materia de derecho de autor que eso permite anticipar. La Slingbox del mismo grupo, lanzada en el 2005, permite lo inverso, y se conecta a la televisión para enviar por Internet todos los programas a cualquier computadora del mundo. De manera tal, que si uno viaja, la televisión lo sigue a todas partes. Estos artefactos anticipan un consumo de imágenes revolucionario: catálogos enteros de los estudios de Hollywood o de programas de televisión disponibles en un televisor o teléfono portátil, pero también los videos creados por los propios internautas, filmados con cámaras o teléfonos móviles. “Es una cruzada entre Internet y televisión, inimaginable hace 10 años. Dentro de dos años, la televisión ya no será más una caja especializada, sino uno de los elementos de una red doméstica inalámbrica. Miraré el video de Internet en mi televisión y viceversa, y podré grabar películas compradas en un sitio en Internet”, explica Tim Hanlon, del gabinete de análisis estratégico Denuo. Todas las pantallas convivirán. “Algunos dicen que el video en el teléfono móvil no funcionará. Por supuesto, no remplazara el hecho de ponerse cómodo para mirar una película de dos horas en una televisión de alta definición. Pero si estoy en un aeropuerto, mi avión está retrasado y quiero mirar el final de un partido de básquetbol, una pequeña pantalla será lo que quiero”, subrayó. Algo que sacudirá el mercado del DVD, cuyas ventas caerán 20 por ciento de aquí al 2010, según la empresa iSuppli. Los telespectadores estadounidenses ya pueden mirar TV de forma diferente: por ejemplo, en su móvil, gracias a nuevos servicios como VCast, que acaba de lanzar el operador telefónico estadounidense Verizon, donde es posible cambiar de canal con el teclado. AFP

Siga bajando para encontrar más contenido