¿A qué viene el primer ministro de China?

El político chino, Li Keqiang, llegará a Bogotá acompañado de su gabinete para tratar temas relacionados con agricultura, infraestructura, educación, cultura y sector financiero.

El primer ministro chino, Li Keqiang

Archivo particular

El primer ministro chino, Li Keqiang

Finanzas
POR:
mayo 21 de 2015 - 12:34 p.m.
2015-05-21

El primer ministro chino, Li Keqiang, llegará a Bogotá y será recibido con honores militares en el Palacio de Nariño.

El funcionario del gobierno chino tiene prevista una reunión con el presidente Juan Manuel Santos, para tocar temas de comercio e inversión, asuntos multilaterales, cooperación y turismo.

En esta reunión estarán presentes además los cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y de China, Wang yi.

Santos y Li presidirán después una reunión ampliada junto a algunos miembros de sus respectivos gabinetes, “con el fin de abordar asuntos de la agenda bilateral y las perspectivas a futuro, en materia de agricultura, educación, cultura y sector financiero”.

Mañana, Santos y Li volverán a reunirse en la sede de la Cancillería, para participar en un encuentro literario.

PEDIDO EMPRESARIAL

Recientemente, los empresarios de China expresaron sus inquietudes respecto a sus planes de inversión en Colombia, en el marco de una taller sobre zonas francas organizado por ProColombia en Pekín.

Las preguntas fueron varias: ¿Por qué se aplazan tanto las licitaciones para la construcción de metro de Bogotá? ¿Colombia ha planeado reducir sus exportaciones de crudo? ¿es posible dar facilidades en los trámites de visa para los empresarios chinos? Y ¿cómo aplica la legislación ‘antidumping’ para las empresas chinas que operan desde Colombia?

Las preocupaciones vienen de representantes de compañías chinas como Huawei, YZP, China Petroleum Technology and Development Corporation (CPTDC), la fabricante de equipos electrónicos CEIEC, la manufacturera de automóviles BYD, la empresa de telecomunicaciones ZTE, la compañía de energía eólica Goldwind, la Shandong Kerui Petroleum Equipmetn Limited Company, la Zhongtong Bus, la fabricante de tencologías de información Langchao Group, y la fabricante de trenes de China CNR.

La representante de China CNR expresó su inquietud con respecto a la licitación del metro de Bogotá, pues la empresa planea presentar una licitación para construir 20 vagones.

“Estamos preocupados porque hemos visto distintas opiniones y tiempos con respecto a la obra del metro de Bogotá, que se ha aplazado”, dijo la representante.

Camilo Martínez, gerente de promoción de inversión en manufacturas de ProColombia, explicó que le correspondía a la Alcaldía de Bogotá aclarar este tema. Sin embargo, se consideró relevante en un futuro hablar sobre la posibilidad de que, de ganar China CNR la licitación, se abriera una planta de producción de vagones en Colombia, o al menos se realizara parta del proceso de manufactura en el país.

“Estamos ansiosos de que vendan sus productos en Colombia, pero también de que los produzcan aquí”, les dijo Martínez.

Algunas de estas empresas están contemplando una inversión más profunda en Colombia, para superar una primera etapa de exportaciones y progresar hacia montar plantas de manufacturas en el país.

En el caso de Shandong Kerui, que sin embargo, expresó su preocupación por los efectos que sobre su industria había tenido la caída en los precios del petróleo.

La representante de esta empresa, así como la representante de CPTDC, lamentaron que industrias como Pacific Rubiales estuvieran reduciendo las compras en equipos para la exploración y explotación, y preguntaron si hay incentivos tributarios para sus compañías en las zonas francas.

Gustavo Lorenzo, abogado experto en zonas francas de Ernst & Young, aseguró que si bien el precio de 60 dólares el barril no es ideal y ha llevado a recortes en los gastos de las petroleras, no habrá una reducción de su producción.

Por último, la empresa de equipos electrónicos para defensa CEIEC quiso saber si había beneficios en visados para empresarios chinos.

Alejandro Roa, director de Procolombia en China, dijo que cualquier ciudadano chino que tenga visa Schengen o de los Estados Unidos podrá entrar sin visa a Colombia.

DIVERSIFICAR EL COMERCIO, LA TAREA PENDIENTE

Independientemente de reducir el déficit, es importante que Colombia amplíe su oferta exportable.

El factor más destacado en la relación comercial con China es el fuerte desequilibrio comercial. De hecho, el mayor déficit que tiene Colombia se produce con el país asiático –que es además su segundo socio–, al punto que la relación es casi de 2 a 1.

Mientras que las importaciones provenientes de China sumaron 11.152 millones de dólares el año pasado, las ventas colombianas a ese mercado llegaron a 5.755 millones de dólares, según el Dane.

Y el año no comenzó bien, por la caída en los precios del petróleo. Justamente, esta situación impone el reto de repotenciar una oferta no mineroenergética, explica Ricardo Duarte, presidente de la junta directiva de la Cámara Colombo China de Inversión y Comercio.

Aquí, uno de los sectores con mayor potencial es el agrícola, en el que hay interés de ambos países y por ello considera es necesario establecer una hoja de ruta que defina los puntos a desarrollar y cómo resolver los temas de acceso y los protocolos sanitarios.

En ese frente hubo avances durante la visita del presidente Juan Manuel Santos a China en el 2012, pero no se han concretado. Otro de los aspectos que quedó pendiente en ese momento fue el estudio de factibilidad de un acuerdo comercial.

Si bien esto no se ha realizado, el directivo considera que el punto clave es definir de qué manera se le va a dar impulso al comercio. Si no es un tratado, hay mecanismos que han desarrollado Brasil y México, que son la cooperación y el trabajo conjunto en áreas prioritarias.

Esto también aplica para la inversión, en donde Colombia debe definir cuáles son los frentes en los que quiere atraer recursos.

En cuanto a las importaciones, Duarte señala que es necesario ver que no se trata de productos simples o de baja calidad, sino que la mayoría de las compras colombianas corresponde a maquinaria y equipo.

Santiago Villa

Especial para Portafolio