Vientos de cambio comercial

Los corredores del poder legislativo en Washington son testigos de los vientos de cambio que estremecen la política comercial de Estados Unidos. Un destacado grupo de 106 representantes norteamericanos presentaron un proyecto de ley que modifica una larga tradición en materia comercial representada por la Ley de Comercio de 1974, que implementó por primera vez en Estados Unidos la autoridad negociadora de acuerdos comerciales, conocida como los procedimientos del Congreso de ‘vía rápida’.

POR:
julio 08 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-08

En esencia, el nuevo proyecto de ley de comercio (HR 3012 Trade Reform, Accountability, Development and Employment Act of 2009) de 44 páginas, le exigiría al Presidente revisar y renegociar todos los acuerdos comerciales vigentes de Estados Unidos; establecería además nuevos parámetros de referencia y objetivos precisos aplicables a la negociación de nuevos acuerdos comerciales, todo lo cual estaría bajo el estricto control y vigilancia de un comité del Congreso creado para el efecto. Es pertinente recordar que el Artículo primero de la Constitución de E.U. le confiere plenos poderes al Congreso para regular el comercio internacional, que el Poder Legislativo delega ocasionalmente en el Ejecutivo mediante leyes de aplicación temporal como el proyecto presentado la semana pasada por el representante demócrata de Maine, Mike Michaud. Propuesta que cuenta con el apoyo de 8 prominentes presidentes de comités del Congreso, 45 vicepresidentes, y destacados miembros de las bancadas de las comunidades negras, hispanas y conservadoras. El nuevo proyecto de ley pretende, según el representante Michaud que lo patrocina, “construir un nuevo modelo comercial”. El proyecto sienta las bases de una novedosa filosofía comercial que exige la revisión de los acuerdos vigentes como Nafta y Cafta a cargo del Contralor general de E.U. Los nuevos criterios incluyen la valoración de los aportes de los acuerdos existentes en materia de empleo, salarios, agricultura, propiedad intelectual, incluido su impacto sobre el precio de los medicamentos. Esta revisión administrativa podría dar lugar a recomendaciones concretas que culminen con la renegociación de los tratados, como propuso en su momento el presidente Barack Obama, cuando estaba en campaña por la presidencia el año pasado. Para garantizar que los tratados comerciales cumplan con los nuevos criterios del proyecto de ley, el Presidente remitiría un plan para la renegociación de todos los acuerdos vigentes. El proyecto de ley comercial frenaría igualmente las negociaciones comerciales de los acuerdos de libre comercio de E.U., bilaterales y multilaterales, incluido el TLC de Colombia y la Ronda Doha de la OMC, al menos hasta que se pusieran a tono con los objetivos del proyecto de ley. El proyecto de Michaud incluye un nuevo mecanismo de autoridad negociadora que reemplazaría los procedimientos de ‘vía rápida’ para asegurar la inclusión de los derechos de los trabajadores señalados en la Convención Internacional del Trabajo, la incorporación de estándares en derechos humanos, respeto del medio ambiente e inocuidad de alimentos. El proyecto determina que los acuerdos comerciales podrían ser firmados por el presidente estadounidense si la mayoría de ambas Cámaras lo aprueba. El proyecto es bien visto por los sindicatos estadounidenses, pero es criticado abiertamente por los empresarios norteamericanos que lo consideran proteccionista. ¡Hagan, pues, sus apuestas! '' Un destacado grupo de 106 representantes norteamericanos presentaron un proyecto de ley que modifica una larga tradición en materia comercial representa- da por la Ley de Comercio de 1974.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido