Este viernes arranca el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Chile

La vigencia ocurre en momentos en que el comercio internacional anda de capa caída por la crisis financiera, la recesión en los países desarrollados y desaceleración en las economías emergentes.

POR:
mayo 07 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-07

Para el Gobierno, uno de los aspectos positivos de este tratado es la certeza y la transparencia que adquiere el intercambio bilateral.

El intercambio comercial colombo-chileno todavía no ha sufrido por cuenta de ese revés mundial. En enero pasado, las cifras, sin ser espectaculares, muestran crecimiento frente a los registros de igual mes del año pasado: 124,2 millones de dólares, para un aumento de 29,6 por ciento.

En todo el 2008, el intercambio bilateral ascendió a 1.508,1 millones de dólares, un crecimiento de 51,2 por ciento frente a los registros del 2007.

Más que intercambio comercial

No obstante, para las autoridades colombianas y chilenas, más importante que esperar un aumento sustancial del comercio entre los dos países a raíz de la entrada en vigencia hoy del TLC es que este acuerdo contiene reglas para temas que son claves en las relaciones comerciales: inversiones, servicios, contratación pública y un mecanismo de solución de controversias.

Lo anterior se explica porque una porción significativa del universo arancelario ya había sido negociada, previamente al Tratado de Libre Comercio (TLC), en el acuerdo de complementación bilateral bajo el paraguas de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), que data de 1994, y que con los ajustes posteriores, el último en el 2003, prácticamente liberó el comercio para el 99 por ciento de los bienes de los dos países.

El porcentaje restante, de todas maneras, tendrá un arancel cero a partir del 2012.

No obstante, el Ministerio de Comercio destaca que uno de los aspectos positivos del TLC es la certeza y transparencia que adquiere el comercio bilateral, a través de unas reglas de juego claras en defensa comercial, normas de origen, medidas sanitarias, obstáculos técnicos al comercio, solución de controversias, cooperación y facilitación del comercio.

El hecho de que no se esperen crecimientos altos del intercambio comercial a corto plazo no significa que los productos colombianos no tengan grandes oportunidades en el mercado chileno, pues como anotó el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata y en lo cual coinciden exportadores, en el 2007 las ventas de Colombia al país austral apenas participaron con 0,9 por ciento en el total de sus importaciones.

El 18 de mayo se realizará un seminario en Bogotá, con presencia de autoridades chilenas, para que el empresariado colombiano conozca mucho mejor la forma de aprovechar las oportunidades que se generan con el arranque del acuerdo comercial.

Juntos, de cara al Asia

El Gobierno chileno, según lo expresó recientemente a este diario Alicia Frohmann Steinbert, directora de Prochile, entidad promotora de las exportaciones de ese país, está muy entusiasmado con la posibilidad de que con Colombia se puedan realizar acciones conjuntas para enfrentar mercados como el asiático.

El TLC ayudaría a concretar esa iniciativa y, como seña- ló Frohmann, la idea es llegar a encadenamientos productivos, alianzas entre empresas de los dos países para aprovechar las ventajas que se derivan de los TLC firmados por Chile con economías asiáticas.

Siga bajando para encontrar más contenido