En vilo 3.000 procesos en curadurías de Bogotá por el POT

Frenados varios expedientes de nuevas licencias y modificaciones, entre otros, los curadores le hicieron un llamado al Consejo de Estado para que defina qué pasará con el POT de la ciudad.

Varios trámites quedaron en el limbo en las cinco curadurías urbanas de la ciudad.

Archivo Portafolio.co

Varios trámites quedaron en el limbo en las cinco curadurías urbanas de la ciudad.

POR:
abril 08 de 2014 - 03:31 a.m.
2014-04-08

Tras la suspensión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Bogotá, expedido por el exalcalde Gustavo Petro, varios trámites quedaron en el limbo en las cinco curadurías urbanas de la ciudad.

Se trata de licencias de construcción expedidas, no ejecutados, pero con trámites pagados; otras en estudio, con el visto bueno, pero con pagos pendientes, y unas más radicadas con observaciones, pero con ajustes aún por definir, entre otros procesos en curso.

“La situación es preocupante, ya que no sabemos cuáles son los efectos del fallo de la semana pasada emitido por el Consejo de Estado, y esto nos tiene maniatados.

“Y es que tenemos a los usuarios encima y no sabemos qué responderles”, dijo el curador urbano No. 2, Germán Moreno. “Entre las cinco entidades sumamos más de 3.000 expedientes que ahora están en el limbo”, anotó la curadora urbana No. 3, Ana María Cadena.

‘urge una norma’

Estos funcionarios también coincidieron en que no les interesa cuál de las normas es mejor: si la suspendida (Decreto 364 del 2013) o la anterior; “ese no es el problema, lo único que necesitamos es que haya una norma”, enfatizó Moreno.

Y es que ahora, a raíz de la decisión, las preguntas que los agobian desde el pasado miércoles son: “¿Qué camino pueden tomar los afectados, bien sea por no haber alcanzado a radicar o por haber iniciado los trámites ante las curadurías?”.

Según la abogada Nora Pabón, en el primer caso, lo que sigue es suspender el proceso de negociaciones, preventas y contratos, y esperar una decisión de fondo.

En el segundo evento, esperar que las curadurías reinicien los trámites.

Según Pabón, “es claro que si se levanta la medida de suspensión provisional, lo cual podría suceder en un lapso de veinte días o antes, se podrán seguir expidiendo licencias bajo el Decreto 364 mientras se produce un fallo definitivo”.

“¿Y en caso de que se anule el Decreto?”. La abogada asegura que se volverá a aplicar el POT anterior, “ya que la derogatoria quedaría sin efectos”.

Para el curador No. 1, Ernesto Jorge Clavijo, quien también es presidente del Colegio Nacional de Curadores, todo esto simplemente muestra que “el entorno en el que estamos es de incertidumbre, ya que también tenemos términos para ejecutar los trámites y al no cumplirlos incurriríamos en silencios positivos; es decir, no podemos abstenernos de decidir, pero si avalamos las licencias, estaríamos desacatando el fallo.

“Si a esto le sumamos lo que hemos explicado en esta charla –podría pasar que los permisos que aprobamos con base en el Decreto 364 no son válidos–, pues la situación se torna más grave, ya que habríamos perdido un trabajo de más de seis meses y tendríamos que comenzar de cero”, dijo Clavijo.

“Debería haber una transición de la norma, para ver de qué manera actuamos, pero no hay claridad”, concluyó Olga Lucía López, curadora No. 4 (e).

Anoche, al cierre de esta edición, aún no había ningún pronunciamiento del Consejo de Estado sobre el tema.

 

 

CAPITAL RESTÓ EN RECIENTES CIFRAS DE LICENCIAS

 

En enero pasado se licenciaron 1,7 millones de metros cuadrados para construcción que, según el Dane, representaron una disminución de

15,7 por ciento frente al mismo mes del 2013 (ver gráficos). La entidad estadística explica este resultado por la reducción de 35 por ciento en el área aprobada para los destinos no habitacionales y de 4,3 por ciento para vivienda.

Al analizar las cifras por ciudades y departamentos, la caída del 15,7 por ciento obedeció, principalmente, a la variación del área avalada en el departamento del Valle de Cauca, que restó 7,9 puntos porcentuales, seguido de Bogotá, que restó 4,7 puntos al total. Ahora, la expectativa está en que si esto sucedía con una norma vigente –a pesar de las opiniones encontradas–, el futuro no parece ser el mejor y el limbo de nuevas aprobaciones podría reflejarse en lo que viene para la ciudad en el futuro, con procesos frenados o nuevas reglas.

LOS PUNTOS QUE DEBERÍAN ACLARARSE

Según los curadores, hay tres puntos claves que el Consejo de Estado debe aclarar: “¿A partir de cuándo queda en firme la suspensión, pues no sabemos si es desde el 4 de abril pasado o si hay que esperar el recurso? Segundo, ¿cuáles son los efectos sobre los trámites en marcha o en diversas etapas? Y tercero, ¿qué pasa con lo expedido –de forma debida y legal– con base en el 364?”.

 

ALGUNOS EFECTOS DE UNA EVENTUAL NULIDAD DEL POT DE BOGOTÁ

Según la abogada Nora Pabón, las consecuencias de una nulidad del POT serían:

- El concepto de ordenamiento de la ciudad cambiaría desde el punto de vista de alturas, edificabilidad, usos, densidad. Se modifica lo relacionado con el centro ampliado.

- Proyectos de uso dotacional que se podían desarrollar directamente de acuerdo con el POT suspendido, deberán aprobarse previamente por la Secretaría de Planeación Distrital y esto implica un aumento en la tramitomanía e incremento en costos y tiempo finales de las obras.

Gabriel E. Flórez G.

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido