Vínculo entre madre e hijo marca las relaciones que el bebé puede construir durante su vida, asegura experta

Eso dijo la sicóloga María Isabel Guerrero, quien agrega que de la misma forma en que el niño aprende de y con su madre a comer, caminar, hablar e ir al baño, así aprende a acariciar, mirar y amar.

POR:
mayo 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-09

"Si en la infancia el niño recibe amor, está capacitado en el futuro para ofrecerlo. Pero, si crece en compañía de una madre poco afectuosa, sus relaciones podrían tambalear", afirma Guerrero.

En ese sentido, la sicóloga infantil también comenta que es posible que si la madre es ansiosa, nerviosa e insegura, se establezca en su hijo ese mismo patrón de interacción social. "Es muy probable que el niño también actúe de la misma manera. Por ejemplo, los hijos de madres tímidas, suelen ser tímidos, al menos hasta los 8 años, que es cuando empieza a desarrollarse y a dar a conocer su personalidad", asegura la doctora Guerrero.

Por si no fuera poco, la sicóloga infantil sostiene que no es un mito que las personas en la edad adulta, cuando establecen una relación de pareja, recuerdan de alguna forma los esquemas de afecto que recibieron en su infancia.

"No es que un hombre busque casarse con una mujer igual a su madre, pero sí que busque en su pareja las características favorables que la madre tenía o las totalmente opuestas a las que le chocaban. Por ejemplo, si tuvo una madre excesivamente ordenada y eso le disgustaba, es probable que quiera encontrar una pareja más bien desordenada, o si su madre era decidida y él admiraba esa actitud, él querrá una mujer segura y capaz", dice la especialista.

Siga bajando para encontrar más contenido