¿Qué tan visible quieres ser en las redes sociales?

Toda la información y fotos que se pongan en Facebook, Twitter u otras páginas puede ayudar a otros

POR:
diciembre 17 de 2010 - 10:32 p.m.
2010-12-17

Las redes sociales están diseñadas para compartir información sobre tu identidad, dónde estás y qué estás haciendo y pensando. Puedes conectarte con amigos y familiares, reconectarte con viejos compañeros de clase y del trabajo, o encontrar nuevos grupos con intereses comunes a los tuyos. Todo esto lo hace una experiencia divertida y muy entretenida, pero antes piensa dos veces acerca de lo que quieres -y no quieres- mostrarle a cualquiera en la web.


Cada actualización enviada por Twitter desde cualquier lugar en el mundo las 24 horas al día, siete días a la semana, puede ser indexada instantáneamente y encontrada por búsqueda en tiempo real. Comentarios o fotos en Facebook pueden aparecer en Google o en otros motores de búsqueda. Esta velocidad y visibilidad crean muchísimas oportunidades para compartir, es cierto, pero también pueden avergonzarnos, poner en peligro nuestro empleo o, peor aún, comprometer nuestra seguridad o identidad. Desafortunadamente, una vez que es publicada, ya no puede echarse para atrás.


Así las cosas, corresponde a cada uno de nosotros manejar nuestra identidad y estas redes cuentan con herramientas para ello.
Revisa y usa las configuraciones de privacidad. Las configuraciones de privacidad controlan qué tan visible es tu información y fotos en la página y también en los motores de búsqueda, y cómo son compartidos. Cada página te permite escoger sus configuraciones de privacidad. Decide cuán visible quieres que sean tu información de contacto y perfil, fotos, videos y entradas, y luego tómate el tiempo de aprender cómo configurar el nivel de control correcto. En Facebook, Linkedln y Twitter, por ejemplo, el menú de configuraciones está junto al botón de salir, en la parte de arriba a la derecha.

 

Todas las páginas tienen un vínculo a la página ‘Privacidad’, que explica cómo es usada tu información y da consejos para mantenerla segura. Además, deberías familiarizarte con las políticas de la página acerca de los datos que publicas. Por lo general, al usar una página, les das una licencia o derecho de uso de cualquier información que subas sujeta a las configuraciones de privacidad y aplicación.
Decide qué tan ‘buscable’ quieres ser. La búsqueda es una parte importante de las redes sociales y siempre es parte de la página. ¿Quieres ser encontrado por un amigo del colegio o la universidad que te está buscando? ¿O es más importante para ti mantener esto de manera privada? Es mejor hacer una elección conciente y configurar tu perfil de la manera que quieras, más que dejárselo a las configuraciones predeterminadas.

 

Lo que tú decides está basado también en el por qué de tu presencia en una red social. Si es una red profesional como Linkedln o estás buscando trabajo, optarás por opciones diferentes a las que escogerías si estuvieras primariamente interesado en socializar con amigos y familiares.
Configura tus ‘tweets’. Puedes restringir el envío de tweets a aquellos que pertenecen a tu círculo de amigos o como en la configuración predeterminada, dejarlos para acceso abierto.


Mantén todas las fotos etiquetadas privadas. Etiquetar es una función que permite asociar los nombres de tus amigos con tus fotos. Para evitar que una foto o un video etiquetado aparezcan en las noticias de todos tus amigos, en el caso de Facebook, ve a su página de Configuraciones de Privacidad del Perfil.

 

¿Quieres ser parte de la publicidad?
 

 

El uso de tu información y fotos en anuncios de redes sociales es otra consideración que deberías tener en cuenta. Si usas Facebook, probablemente has visto avisos como, “Peggy es fanática de esta aplica-
ción”. Esto puede no molestarte, pero se puede optar para no tenerla, haciendo click en ‘Configuración de la cuenta’; sigue las instrucciones.

 

Robo de identidad
 

 

No compartas información que pueda ayudar a otros a robar tu identidad o localizarte. Sé muy cauteloso al publicar y compartir información personal.
1. Nunca compartas tu contraseña con nadie, ni números como el de la cédula, fecha de nacimiento, dirección residencial, número de teléfono (un teléfono comercial puede ser la excepción) y el lugar donde naciste.
2. No pongas tu currículo completo online, y si debes hacerlo, retíralo cuando hayas encontrado un empleo.


3. Protege tus secretos compartidos. Como una medida de seguridad, ¿sabes que tu banco puede preguntarte una o dos cosas que sólo tú sabes? Puede ser el nombre de tu mascota o el apellido de soltera de tu mamá. Los bancos los llaman ‘secretos compartidos’. La idea es que tú cuentes algo sobre ti mismo que los otros no saben. Las respuestas son usadas para probar si necesitas cambiar tu contraseña o cambiar tu número de teléfono residencial o celular. Pero si alguien está intentando robar tu identidad, es bueno estar seguro de que ellos no pueden buscar las respuestas en tus páginas de redes sociales.


Por ejemplo, ¿has publicado una foto con el nombre de tu mascota en la página de Facebook? ¿Aparece el apellido de soltera de tu mamá en tu muro? Evita mostrar claves que puedan ayudar a otros a entender tus secretos compartidos.

 

 

RAMZI ABDINE*
Especial para PORTAFOLIO
* Gerente de Marketing y Comunicaciones para Gemalto Latinoamérica

Siga bajando para encontrar más contenido