'La visita del Presidente fue en el momento oportuno'

La visita que Juan Manuel Santos hizo a Tokio durante los primeros días de esta semana sirvió para relanzar las relaciones entre Colombia y Japón.

POR:
septiembre 14 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-14

Aparte del inicio del proceso que llevaría a un acuerdo de cooperación o complemtentación económica (EPA) -equivalente a un tratado de libre comercio-, el Gobierno, a través de varios ministros, presentó diferentes proyectos a los inversionistas nipones en las áreas de minería e infraestructura. Sobre este y otros temas, Portafolio conversó con la embajadora colombiana en la capital japonesa, Patricia Cárdenas. ¿Cuál es su evaluación de la visita del presidente Santos? La visita que realizó el presidente Juan Manuel Santos a Japón se dio en un momento político de condiciones excepcionales. Por un lado, el Presidente fue el primer jefe de Estado que sostuvo un encuentro con el nuevo Gobierno de Japón, liderado por el primer ministro Yoshihiko Noda. También fue recibido en una audiencia por su majestad el Emperador Akihito, un hecho que le dio amplia relevancia a su paso por el país dado el especial sentido de respeto y admiración con el que se asocia a la familia imperial. No cabe duda de que se trató de una visita de resultados concretos. Firmamos un acuerdo de protección de inversiones con Japón, otro de cooperación para implementar un programa de productividad en las regiones de Colombia, y logramos cautivar el total interés del país en explorar posibilidades de inversión y comercio gracias a las intervenciones y encuentros del Presidente con grandes representantes del sector empresarial. ¿Qué viene ahora en la discusión del EPA? Los dos gobiernos (Colombia y Japón) han acordado crear un grupo de estudio que facilite el comienzo de una negociación del EPA. Así las cosas, el primer paso será ahora coordinar la creación de dicho grupo y establecer los parámetros y alcances que las dos partes ven en el acuerdo. ¿Cuál es el horizonte de tiempo para la negociación de un acuerdo? Cuando se negocia con Japón la prioridad no es la celeridad con la que se establezca un acuerdo, sino el proceso que se lleve a cabo para lograrlo. En esa medida, si bien queremos un EPA pronto, también queremos un EPA muy bien estructurado y que realmente constituya un beneficio mutuo. ¿Qué pueden esperar los colombianos cuando termine este proceso? Los empresarios colombianos podrán tener acceso a un mercado de amplias dimensiones, y a consumidores japoneses, que son leales a los productos que conocen. De igual modo, para que el flujo de comercio sea viable, los colombianos aprenderemos a mejorar procesos de calidad y hacer de nuestros ya excelente productos, una oferta de primera línea que sea competitiva para uno de los mercados más exigentes del mundo, el japonés. Por otra parte, los consumidores colombianos tendrán acceso a productos de primera calidad, con toda la tecnología que caracteriza este mercado . Aparte de más comercio, ¿qué quisiera ver usted en materia de inversión? En cuanto a inversiones, el Gobierno ha detectado en los sectores mineros y energéticos un amplio potencial para la participación de firmas japonesas. El caso reciente de la compra de Itochu del 20 por ciento de la Drummond le ha dado sin duda un nuevo aire a las posibilidades de acercamiento de firmas niponas. Los grandes avances en seguridad del país serán la principal premisa para que más empresas inviertan en Colombia. ¿Qué le dice usted a quienes creen que Colombia debería privilegiar otros mercados asiáticos como el chino o el coreano? Colombia ya ha estructurado un plan de inserción al Asia Pacífico que implica que se establezcan acuerdos de todo tipo con diferentes países de esta región, así como la participación en diferentes foros regionales, como Apec. En ese sentido, y siguiendo los lineamentos que la Cancillería ha planteado, tener acuerdos con esos mercados es igualmente viable. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido