'Viva el consenso': ciudadanos de Europa

John Williamson y sus secuaces deberían estar felices: el Consenso de Washington se encuentra gozando de perfecta salud.

POR:
septiembre 08 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-08

Sólo que ahora para su aplicación se alían el FMI, el Banco Central Europeo ( BCE) y los mayores acreedores (Alemania y Francia) de los países deudores (Grecia, España, Portugal, Italia e Irlanda). El objetivo, mantener a toda costa la estabilidad monetaria de la Zona Euro. Por ningún motivo deberían recuperar los países su capacidad de manejar la política monetaria. ¿Qué queda por hacer?: equilibrar las cuentas en política fiscal, rifar el patrimonio y tratar de apelar a nuevo endeudamiento externo. En ese orden y antes de cualquier posibilidad de nuevos recursos, deberán cumplir con las condicionalidades que el FMI, el BCE y los países líderes de la UE les impongan. Las disciplinas presupuestarias que se impondrán son relativamente obvias: disminución del gasto en sectores de derechos sociales y económicos (pensiones, salud, educación, salarios y derechos de los trabajadores en general y los públicos en lo particular), ampliar la base tributaria para gravar más a las clases medias para aumentar los ingresos. Eso sí, no se deben tocar los derechos de los más ricos, pues son ellos, y sólo ellos, los que aseguran el crecimiento. Lo segundo es también obvio: hay que rifar el patrimonio. Las privatizaciones de los bienes públicos estarán a la orden del día, la Inversión Extranjera Directa en estos sectores, básicamente alemana y francesa, aumentará, pero eso sí, deberá necesariamente incrementarse la seguridad jurídica a los derechos de la propiedad, aun a costa de una mayor desregulación. Aumento entonces de la posibilidad de obtener beneficios monopólicos por parte de los nuevos inversionistas, con las autoridades de competencia europeas haciéndose las de la 'vista gorda', mientras se recuperan las inversiones aceleradamente. Por supuesto, lo anterior implicará un cambio de mentalidad en los países europeos: entrará en crisis el concepto de bienestar, se reducirán los niveles de vida y deberá restringirse la democracia interna para fortalecer gobiernos de mano dura. Bueno, todo sea por la estabilidad de los más ricos. Ellos son los responsables de llevar a los europeos al 'Nirvana' capitalista. Viajará a Europa uno de nuestros principales analistas y aconsejará: en Colombia "la crisis no polarizó, sino que unió. La ideología se hizo a un lado y el llamado 'ajuste' se convirtió en un objetivo central del Gobierno, como entender, por ejemplo, la decisión del entonces ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, de presentar al Congreso, en 1999, un presupuesto sin incrementos salariales para todos los empleados públicos, cuando la inflación superaba el 10 por ciento". Pero, ¿Qué harán la sociedad europea y sus organizaciones? ¿Los 'indignaos'? ¿El ciudadano del común aumentará sus sentimientos xenofóbicos? No hay que preocuparse, tendrán que entrar en razón. Los economistas lo afirmamos. dgumanam@unal.edu.cohelgon

Siga bajando para encontrar más contenido