Lo que la volatilidad del crudo le ha dejado a Occidental

La petrolera cuenta actualmente con casi US$1.500 millones en efectivo; hablan sus dos principales ejecutivos

POR:
noviembre 20 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-20

Sucesos recientes han ofrecido muchas oportunidades para que Occidental Petroleum Corp., el cuarto mayor productor de petróleo de Estados Unidos, diga "se lo dije".

Durante buena parte de los últimos dos años, Occidental fue criticado por los analistas por no invertir más en producción mientras que los precios del crudo aumentaban y los competidores más pequeños adquirían tierra e intensificaban la perforación.

Ahora, muchas de esas compañías están recortando presupuestos y vendiendo activos, mientras Oxy tiene en sus arcas US$1.450 millones en efectivo y una calificación de crédito A. Eso no significa que haya salido ilesa del colapso del mercado; sus acciones se han derrumbado más del 50% desde que hace 52 semanas alcanzaron su punto máximo.

El mes pasado, Ray R. Irani, presidente de Occidental, y Stephen I. Chazen, director general y de finanzas, se sentaron con The Wall Street Journal en la sede principal de la empresa en Los Ángeles para discutir la industria, los mercados y lo que podemos aprender de los turbulentos sucesos del último año. En ese momento, el precio del barril de petróleo estaba por debajo de US$70. Desde entonces, ha caído a menos de US$60.

Los siguientes son extractos de esa conversación. The Wall Street Journal: Los precios del petróleo han caído considerablemente desde julio. ¿Qué ha cambiado en los últimos meses? Irani: Creo que en los últimos meses la gente se ha vuelto más consciente de que la recesión ha llegado y va a empeorar y va a llevar a una recesión global. Así que cuando me pregunta qué es diferente hoy en comparación a unos meses atrás, creo que estamos atravesando una desaceleración en el crecimiento de las economías mundiales.

Chazen: Recuerde que este precio del petróleo es aproximadamente el mismo que hace un año. La gente se olvida con facilidad, y además recuerdan los extremos. Recuerdan el barril de US$147, que se mantuvo por unos días, pese a que los promedios reales para todo el trimestre fueron siempre mucho menores. Nunca creímos que US$147 fuera un precio viable.

WSJ: ¿Hay posibilidades que estaban al alcance con el barril de petróleo a US$100 que no están al alcance ahora?

Chazen: Claramente hay algunas cosas a corto plazo que se podrían hacer con un precio de US$100. De alguna forma, un precio más bajo que sube gradualmente es un mejor panorama para la industria que un barril a US$140 que luego cae a US$60. Con esos saltos nunca se sabe en qué parte del ciclo se está parado.

WSJ: ¿Vieron venir la caída de los precios?

Chazen: No la vimos venir de forma suficientemente clara. Si hubiéramos sabido exactamente lo que iba a ocurrir, habríamos hecho algo completamente diferente.

Siempre hemos creído que el negocio era volátil, que habría épocas malas y épocas buenas. Nunca creímos que era un negocio siempre al alza.

Irani: Creemos que durante los próximos 20 años habrá una demanda creciente de petróleo y gas, porque los miembros menos afortunados de este planeta requerirán energía adicional para incrementar su estándar de vida.

A medida que esas personas hagan crecer sus economías, van a consumir más, y no hay nada que podamos hacer al respecto. Por lo tanto, si se mira el mundo en su conjunto, la demanda va a crecer.

Chazen: Pero no en EE.UU. Creo que EE.UU. utilizará menos productos refinados de aquí a 10 años.

WSJ: ¿Qué opina del "petróleo pico" (la idea de que la producción de petróleo encontrará su techo en los próximos años)? ¿Habrá suficientes suministros para hacer frente a esa demanda? Irani: Las palabras "petróleo pico" indican que habrá un punto repentino en el tiempo en el que esto suceda. Creemos que la economía mundial crecerá en total, pero atravesará ciclos. Así que la demanda de petróleo atravesará ciclos.

WSJ: Tienen muy poca deuda y han dicho que evitan el riesgo financiero. ¿Por qué?

Chazen: Hay muchos riesgos en este negocio. Está el riesgo de los commodities, obviamente, sobre el que no tenemos ningún control real. Está el costo de la infl ación o la defl ación, sobre el que no tenemos ningún control real.

Cuando duplica el riesgo con activos financiero, está asumiendo riesgos excesivos en un negocio que ya es riesgoso de por sí. Creo que en los últimos años la gente pensó que no teníamos suficiente deuda, y esa puede ser una posición bastante impopular.

Y luego, cuando el negocio empezó a decaer, nos encontramos con una gran cantidad de efectivo que podemos usar para financiar el negocio o hacerlo crecer, en lugar de usarlo para pagar intereses de deuda en caso de que hubiéramos asumido más riesgo.

WSJ: Ustedes tienen operaciones en Medio Oriente y América Latina. ¿Cómo compensar el riesgo político de esos proyectos?

Irani: Los balanceamos con relación al tamaño, de modo que no invertimos más que un cierto porcentaje en países muy volátiles.

Pero recuerde que unas de las razones de nuestro éxito en todo el mundo es que las ganancias que obtenemos en proyectos internacionales exceden de forma significativa las ganancias que obtenemos en el mercado doméstico. Así que nos damos cuenta de que el riesgo político requiere ganancias más altas. Y si no podemos obtenerlas, no lo hacemos. 

Siga bajando para encontrar más contenido